La crisis del euro

La huida de inversores se frena tras un momento de pánico

El sobreprecio que el mercado pide para comprar bonos del Tesoro se dispara a niveles desconocidos hasta la fecha.- La Bolsa vuelve a cerrar en rojo

La desbandada de inversores de la deuda española, aunque también de la de italiana o la belga, ha adquirido esta mañana una velocidad inusitada, lo que ha disparado la prima de riesgo, que es el sobreprecio que el mercado exige para comprar los bonos del Tesoro en lugar de los alemanes, más demandados por su seguridad. La confianza se ha convertido, con la que está cayendo en los mercados de deuda soberana, en el único salvavidas al que agarrarse para sobrevivir a la tormenta. Pero España, precisamente, no está en su mejor momento en cuanto a confianza se refiere, por lo que salir de los activos vinculados a su deuda se ha convertido en prioritario para los agentes. Con el interés de los títulos a 10 años en máximos de la década (5,66%) por estas dudas sobre la solvencia del país y el temor a que al final tenga que solicitar el rescate, la prima ha rozado los 300 puntos básicos, un récord histórico desde que el país entró en el euro. No obstante, tras este primer momento de pánico por la avalancha de órdenes de venta, a partir de media mañana ha frenado su avance.

Más información

Ni el rescate de Grecia ni ahora el de Irlanda han podido atajar el contagio de sus problemas en los mercados de deuda al resto de países de la eurozona con excesivos déficits. Ahora, después de doblegar a Dublín, los mercados apuestan a que Portugal será la próxima en recurrir al multimillonario fondo de rescate de la UE y el FMI, tal y como demuestra que los seguros contra un eventual impago de su deuda han marcado a primera hora máximos históricos. A continuación, en el objetivo de los inversores aparece España, considerada como primera gran pieza de esta cacería contra los eslabones más débiles de la eurozona. De hecho, su prima de riesgo ha sido la que más ha subido hoy tras llegar a tocar a primera hora los 298 puntos básicos.

Pero no solo contra ellos. A pesar de que en caso de que se cumplan las expectativas de los más agoreros -o más realistas, quién sabe- y Lisboa y Madrid acaben recorriendo el mismo camino que Atenas y Grecia no habrá dinero para todos en el mecanismos de emergencia, ya están señaladas también las siguientes posibles víctimas: Italia, cuya prima o riesgo país ha superado por primera vez desde 1997 los 200 puntos básicos, o Bélgica. Hoy, incluso Francia también ha sufrido la salida de los inversores de sus bonos.

Aunque no se esperaba un cambio de tendencia en los mercados de deuda tras el fuerte correctivo de ayer, sí ha sorprendido la renovada intensidad con la que se ha atacado la deuda de los periféricos a primera hora del día. La razón que dan los analistas reside en que estamos ante una tendencia de fondo difícil de erradicar y el efecto retroactivo de este tipo de acoso a determinados valores, lo que se traduce en la acumulación de órdenes de venta que se ponen en marcha al inicio de la jornada. Además, aunque España se ha llevado, de nuevo, la peor parte, también es destacable la extensión del ajuste a otros Estados como la propia Francia. Los motivos para la especulación o la preocupación son los mismos: el temor a que a partir de 2013 invertir en deuda soberana deje de ser una apuesta libre de riesgo. Por tanto, si hay que afrontar posibles pérdidas, mejor reducir la exposición a los bonos estatales hasta el nivel que cada uno esté dispuesto a asumir y cuanto antes se haga, mejor. El problema para España es que, con la sospecha de un rescate a la vuelta de la esquina y la escasa confianza que hay sobre su solvencia, este nivel es más bien exiguo.

En la renta variable, las Bolsas han abierto dando continuidad a las caídas de ayer porque persisten las dudas sobre el final de la crisis y el impacto que tendrá en las cotizadas, principalmente los bancos. Aunque hoy han sido más moderadas. Al final, tras una jornada marcada por la volatilidad ante la imposibilidad por parte de los inversores de marcar un rumbo fijo, el español Ibex 35 ha cerrado de nuevo a la baja con un recorte del 0,6%. Este descenso ha estado en línea con el resto de las principales plazas europeas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción