Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OCDE adiverte de unos niveles de deuda "insostenibles"

Gurría afirma que la mayor parte de los países tendría que realizar un "esfuerzo histórico de consolidación"

La recuperación muestra síntomas de ralentización que se harán notar en 2011, con un crecimiento inferior al de 2010 y que llega acompañada de niveles de deuda y déficit "insosteniles", según las previsiones adelantadas hoy por la OCDE. La organización augura que la economía mundial avanzará el próximo año entre un 2% y un 5%, por debajo del 3% esperado para este ejercicio, unos niveles que solo volverán a partir de 2012.

Además, el secretario general de la OCDE, el mexicano Angel Gurría, ha advertido de que las incertidumbres que pesan sobre la recuperación persisten, por lo que ha defendido que "la prioridad inmediata" es consolidar la reactivación de la economía internacional. Tanto la actividad de la producción como la del comercio se han atenuando, indica la organización, que detecta diferentes niveles de recuperación económica, especialmente dentro de la zona euro.

No obstante, el propio Gurría ha admitido que se trata de una tarea difícil por el "enorme esfuerzo" que se necesita para devolver el equilibrio a las cuentas públicas. En su opinión, solo para que la proporción entre deuda y PIB deje de crecer, hará falta que "en la mayor parte de los países haya un esfuerzo histórico de consolidación de entre el 6 y el 9% del PIB". "Pero, de hecho, será necesario más para devolver a la deuda a niveles sostenibles", ha agregado el secretario general del conocido como Club de los países ricos. "Estos son tiempos excepcionalmente difíciles para tomar decisiones políticas", ha añadido antes de afirmar que va a ser problemático para los Gobiernos tanto tomar las decisiones de ahorro como llegar a aplicarlas.

Entrando al detalle, Gurría ha abogado por retirar los elementos que desincentivan la inversión y, por lo tanto, el crecimiento económico. Entre ellos ha mencionado la fiscalidad sobre el empleo. "Si no hacemos que la gente vuelva a trabajar no podremos cantar victoria sobre la crisis", ha asegurado. Según las previsiones de la organización, aunque las condiciones del mercado de trabajo han mejorado desde principios de este año, el índice de desempleo de la OCDE, que alcanzó niveles máximos del 8,5% a finales de 2009, se mantendrá elevado, en torno al 7,2%, hasta finales de 2012.

El adelanto del informe de perspectivas que la OCDE presentará el próximo 18 de noviembre se presenta justo antes de la reunión que el G-20 mantendrá en Seúl.