Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso convalida la reforma de la ley de cajas con votos del PP y el PSOE

La norma recibió 323 votos a favor, 9 en contra y 16 abstenciones

El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado esta tarde el decreto por el que se reforma la Ley de Organos de Representación de las Cajas de Ahorro (LORCA) con los votos del PSOE y PP, y el rechazo de ERC, IU, ICV, BNG, Nafarroa Bai y UPyD, mientras que CiU y PNV han optado por la abstención. Asimismo, PSOE y PP han sumado fuerzas para impedir la tramitación del decreto ley para evitar la tramitación del decreto como proyecto de ley por el procedimiento de urgencia.

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, ha defendido que las cajas de ahorro cumplen una función esencial y han sido "motor del crecimiento" con balances que suponen la mitad de depósitos y crédito vivo en el país, y cuya evolución ha llegado a un momento "fundamental" debido a la crisis financiera que, aunque pudieron solventar en un primer momento, ha conducido a una "creciente morosidad" que ha hecho necesaria una "reordenación" del sector de las cajas.

Críticas de los nacionalistas

El portavoz económico de CiU, Josep Sánchez Llibre, ha señalado, pese a que la reforma incorpora aspectos "muy positivos" para el sector financiero, PSOE y PP han actuado a espaldas del Gobierno y vulnera las competencias de las comunidades autónomas, en especial las incluidas en el Estatuto catalán, y ha solicitado que se tramite como proyecto de ley para corregir estas cuestiones.

Su homólogo en el PNV, Pedro Azpiazu, ha señalado que las cajas necesitan "quitar lastre" para afrontar la crisis y mejorar su capacidad de financiación pero incluye una alteración de la naturaleza de las entidades y las competncias autonómicas "que hacen imposible" para los nacionalistas vascos prestarle apoyo, por lo que se inclinó por la abstención.

Inversores privados

Tras la entrada en vigor del texto, las entidades podrán emitir cuotas participativas por hasta el 50% de su capital, lo que permitirá la entrada de inversores privados. Los derechos políticos se reconocerán de manera directamente proporcional a su participación en el patrimonio de la caja. No obstante, se suprimen los límites a la tenencia de cuotas por un único partícipe y se establecen los principios de libertad de emisión y retribución de dichas cuotas.

Asimismo, se limita la presencia de representación política, se establece la incompatibilidad de los cargos electos a ser miembros de los órganos de gobierno de las cajas y se impide la participación de representantes de la administración ejecutiva en los órganos de gobierno de las entidades.