La reforma del sector financiero

Los sindicatos critican que privatiza al sector

UGT y CC OO denuncian que la reforma de las cajas rompe con su papel tradicional de financiación a los sectores más desfavorecidos.- La CECA destaca que preserva su estatus mientras el PP afirma que llega tarde

Frente a la respuesta positiva del sector a la reforma de las cajas de ahorros aprobada por el Gobierno, los sindicatos han advertido de que supone una privatización del sector, lo que sin duda incidirá en su papel tradicional de financiación a los sectores más desfavorecidos, fin por el que fueron creadas en el siglo XIX. Para la patronal del sector, la medida, sin embargo, preserva su estatus mientras, en cuanto a la oposición, el PP la apoya, aunque "llega tarde". Además, UGT ha acusado al Ejecutivo de burlar el Diálogo Social por no haber consultado "en ningún momento" a los interlocutores los cambios.

En opinión de UGT, el decreto rompe el modelo social que determinaba las actividades de esas entidades financieras, como son el fomento del ahorro, la atención a familias y pymes o su naturaleza social. Asimismo, considera que la emisión de cuotas participativas con derechos políticos supone en la práctica que una entidad privada se pueda hacer con el control total de la entidad, ya que, pese a que el máximo se fija en el 50% de su patrimonio, "muchas empresas e instituciones financieras se dirigen con porcentajes muy por debajo de este límite".

Más información
Preguntas y respuestas sobre la reforma de las cajas
El Gobierno abre la puerta a que las cajas decidan su desaparición
El Congreso convalida la reforma de la ley de cajas con votos del PP y el PSOE

Desde CC OO, su secretario general, Ignacio Fernández Toxo, ha criticado que supondrá "la desnaturalización" del sistema de cajas de España, lo que a su vez provocará "un profundo plan de ajuste laboral" que, ha advertido, contará con "un profundo rechazo sindical".

En cuanto al propio sector, la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) ha celebrado que la reforma fortalece y asegura su futuro, preservando además el "estatus y funciones" desempeñadas a lo largo de su historia. En un comunicado, la patronal considera "favorables las líneas generales" de la reforma, ya que recoge la mayoría de las propuestas que trasladó el pasado 18 de junio, entre ellas, la adaptabilidad en el seno de cada entidad financiera. Por este motivo, su presidente, Isidre Fainé, sostiene que "será positiva para el sector de cajas, que ganará en competitividad, solvencia y profesionalidad", al tiempo que puso de relieve que es "flexible y adaptable a las necesidades e intereses" de cada entidad.

Desde la oposición, el PP ha mostrado su apoyo sin fisuras (hasta el momento) a la nueva ley, pese a lo cual su portavoz de Economía, Cristóbal Montoro, ha empezado su comparecencia con la habitual postura confrontada del partido: "el Gobierno llega tarde", según la oposición, que reduce el problema del desempleo a "la restricción de crédito bancario, un problema que podría haberse evitado antes y hoy no habría cuatro millones y medio de parados".

Con todo, Montoro considera positiva la posibilidad que ofrece la nueva ley a las cajas de captar nueva financiación privada, ya que "en el actual contexto de crisis no pueden captar recursos solo de su actividad económica", informa Luis Meyer. El portavoz económico ha extendido el apoyo del PP a todos los representantes de las comunidades donde gobiernan. Preguntado por las críticas de los sindicatos a la ley ante el temor de que rebaje la función social de las cajas, Montoro aseguró que las nuevas medidas "preservarán la obra social y la cercanía" de estas entidades, al tiempo "aumentará el grado de competencia del sector bancario".

Por otra parte, la reforma ha sido recibido favorablemente por los analistas al considerar que contribuye a modernizar su estructura de capital y les acerca a un modelo más profesionalizado como el de los bancos, según informa Reuters. No obstante, se muestran más escépticos a la hora de valorar si estas modificaciones serán efectivas a corto plazo para que acudan a recapitalizarse en los mercados ante el actual contexto de inestabilidad en los sistemas financieros.

"La reforma de las cajas es un gran avance porque va a haber accionistas con derechos de votos proporcionales a su capital y se les va a permitir acceder a los mercados para mejorar su balance en un momento en el que se van incrementar las exigencias de core capital", ha explicado José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS