Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia y Alemania presionan para endurecer las sanciones a los países que violen el Plan de Estabilidad

Una carta enviada al presidente de la UE propone bloquear a los países infractores en las votaciones para "neutralizar los efectos de ese voto"

Francia y Alemania quieren mayores sanciones para los países de la Eurozona que no cumplan con las restricciones de déficit de la Unión. A dos días de que se publiquen los resultados de los test de estrés a los bancos europeos, los ministros de Economía de ambos países han suscrito hoy una carta en la que piden al presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, medidas más duras para evitar otra situación de caos en los mercados como la provocada por la crisis griega.

"Estamos seguros de que los test a la banca y medidas como el recorte del déficit y normas más estrictas para el Pacto de Estabilidad y Crecimiento nos permitirán restablecer la confianza en la estabilidad de Europa y en la estabilidad del euro", ha explicado el titular alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, acompañado de su homóloga francesa, Christine Lagarde.

El documento, que pone sus miras en la aprobación, en octubre, de un plan de actuación elaborado por Van Rompuy, añade pocas propuestas a las hechas ya por la Comisión Europea y Alemania durante la primera reunión del grupo de trabajo que debe buscar un modo de reencauzar el Pacto de Estabilidad, que fija el límite del déficit de los Estados miembros en un 3% y la deuda máxima en un 60% -que incumplieron, en 2009, 20 de los 27 países de la Unión-. Insiste, no obstante, en retirar el derecho de voto de los países que no cumplan con la austeridad financiera marcada por la UE, una idea que ya lanzó Schäuble en Bruselas.

El problema de la propuesta alemana es que puede requerir una reforma del Tratado de la Unión, algo casi impracticable si se tiene en cuenta el lento y trabajoso proceso de ratificación. De ahí, la necesidad de recabar apoyos para elaborar un pacto que lleve a la práctica la iniciativa. "A corto plazo, una alternativa política no vinculante podría constituirse como un acuerdo político que permitiera a los Estados miembros de la eurozona bloquear a un Estado miembro infractor en votaciones específicas o como un compromiso político de neutralizar el efecto de ese voto", recoge la carta.

La línea marcada por el documento pasa, también, por obligar a los países vagos -que no se esfuerzan en reducir su déficit- a realizar un depósito ante la Comisión, además de hacer hincapié, de nuevo, en las mismas propuestas con las que la mayoría de ministros económicos de los 27 ya han dicho estar de acuerdo.