Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro

La UE impondrá sanciones a quienes violen el Pacto de Estabilidad

Van Rompuy habla de medidas "financieras y no financieras" para castigar a los Estados miembros cuyo déficit público supere el 3%

La Unión Europea impondrá sanciones a los países que violen en el futuro el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, convertido hoy en papel mojado por políticas presupuestarias que han puesto a la moneda única contra las cuerdas. "Hay consenso en el principio de sanciones financieras y no financieras", ha declarado Herman Van Rompuy al concluir la primera reunión del grupo de trabajo que busca dar musculatura y credibilidad al Pacto. En la reunión quedó de manifiesto que Alemania y sus peticiones de disciplina, rigor y mano dura marcan la pauta en la Unión.

La reunión de hoy era la primera de una serie que debe concluir en octubre con la presentación de plan de actuación elaborado por Van Rompuy a partir de las aportaciones de la Comisión, los 27 socios y el presidente del Banco Central Europeo, esencialmente. Esta cita se produjo en un momento de gran tensión financiera, en una atmósfera dominada por la sensación de que hay que hacer algo, hacerlo bien y hacerlo urgentemente para que no se vuelvan a repetir errores que han puesto en la cuerda floja al euro y la credibilidad de la propio Unión.

Bruselas aboga por un bono común de la zona euro para ayudar a los países con problemas de deuda

Alemania quiere anclar en las legislaciones nacionales el principio de la disciplina fiscal

En conferencia de prensa, Van Rompuy ha dicho que había acuerdo de todos en cuatro objetivos:

- "Deberíamos alcanzar mayor disciplina presupuestaria. En otras palabras, debemos reforzar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento".

- "Necesitamos reducir las divergencias de competitividad entre los Estados, al menos cuando sean muy grandes. Es necesario para alcanzar un desarrollo económico más equilibrado en la Unión Europea y, en particular, en la eurozona".

- "Necesitamos contar con un mecanismo efectivo de crisis para poder tratar con problemas como los que hoy tenemos en la zona euro".

- "Necesitamos reforzar la gobernanza económica, en términos institucionales, para poder actuar más rápidamente y de forma más coordinada y más eficiente".

Como el Pacto de Estabilidad existe, con sus exigencias básicas de mantener el déficit por debajo del 3% y la deuda sin superar el 60%, y lo que no parece existir es voluntad o capacidad de aplicarlo, todos los reunidos estuvieron de acuerdo en que a grandes males grandes remedios. "Hay consensos en el principio de aplicar sanciones financieras y no financieras", ha anunciado Van Rompuy.

Alemania, el país de la disciplina financiera por antonomasia en la Unión, había propuesto sanciones de ese tenor, como suspender y hasta revocar la entrega de fondos estructurales a los países que violen sus compromisos. Sin descartar que a los infractores se le privara de sus derechos de voto en el consejo por al menos un año.

Hoy no se ha entrado a fondo en los detalles, como tampoco en el deseo de Alemania, secundado con mayor suavidad por la Comisión Europea, de que las legislaciones nacionales asuman las obligaciones de Tratado en lo relativo a la disciplina presupuestaria. Pero por ahí van las ideas. Van Rampuy se dijo más que satisfecho con lo escuchado: "Me ha alegrado que todos estemos dispuestos a tener un Pacto de Estabilidad más fuerte. Si necesitamos sanciones crearemos nuevas sanciones, más de las que ahora están previstas en el Pacto de Estabilidad".

Preguntado Wolfgang Schäuble, ministro alemán de Finanzas y autor de las propuestas inspiradoras de la nueva política de mano dura, si Berlín marcaba la pauta, respondió que él fue el primero a quien hoy se le dio la palabra, pero que sus ideas eran solo "una contribución al discusión" y que Alemania está dispuesta a escuchar a todos los demás socios. "Debemos actuar rápido, tan rápido como sea posible", advirtió.

El Parlamento alemán aprueba su aportación al fondo de emergencia del euro

El Parlamento alemán (Bundestag) ha aprobado hoy con holgura la aportación de 123.000 millones del Ejecutivo de Angela Merkel al fondo millonario de emergencia por hasta 750.000 millones para ayudar a países del euro con problemas de deuda. La Cámara Baja ha sacado adelante el proyecto con los 319 votos a favor de los partidos que forman la coalición de Gobierno, 73 en contra y 319 abstenciones.

La oposición socialdemócrata (SPD) y verde había anunciado anteriormente su intención de abstenerse, mientras La Izquierda rechazó el paquete de rescate del euro, del que las tres formaciones criticaron no conocer con detalle su contenido. La ayuda ha recibido también la aprobación definitiva en la Cámara Alta horas después.

El déficit de Reino Unido alcanza un récord de 11.500 millones en abril

La deuda pública de Reino Unido aumentó en abril pasado la cantidad récord de 10.000 millones de libras (unos 11.500 millones de euros), según datos divulgados hoy por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS, siglas en inglés). El pasado año durante ese mismo mes, se registró una deuda estatal de 8.800 millones de libras (10.112 millones de euros).

No obstante, la cifra correspondiente al mes pasado no es tan mala como la que habían temido los analistas de la City (centro financiero de Londres), que calcularon la deuda pública subiera 10.900 millones de libras (12.500 millones de euros). La oficina de estadísticas también ha revisado a la baja el endeudamiento del Estado correspondiente al año 2009-2010 al cifrarlo en 156.100 millones de libras (179.298 millones de euros) frente a los 163.400 millones de libras (187.682 millones de euros) del año anterior.

La ONS también indicó que el total de la deuda del Estado es de 893.400 millones de libras (1.027.231 de euros), lo que equivale al 62,1% del Producto Interior Bruto (PIB). El nuevo Gobierno de coalición formado por conservadores y liberaldemóratas contempla la reducción del déficit como objetivo prioritario en su programa.

Más información