Plan de choque de Zapatero

Salgado elude explicar qué entiende el Gobierno por rentas altas

La vicepresidenta rechaza dar más detalles sobre el anuncio de Zapatero de que subirá los impuestos "a los que realmente tienen y no a la clase media"

La vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, ha eludido hoy aclarar qué considera el Gobierno "rentas más altas" a efectos de la subida impositiva anunciada por el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero. "Evidentemente, no", ha respondido escuetamente la ministra en los pasillos del Congreso cuando una periodista le ha preguntado si le podía explicar qué considera el Gobierno "rentas más altas".

A continuación, otra informadora le ha recordado que, al parecer, finalmente sí habrá subida de impuestos, pero Salgado se ha remitido a lo dicho al respecto por Rodríguez Zapatero. "Hizo ayer unas declaraciones el presidente del Gobierno y a ellas me remito", ha señalado como único comentario. El presidente reconoció ayer que el Ejecutivo se plantea subir los impuestos y garantizó que sólo afectaría "a los que realmente tienen y no a la clase media". La reforma fiscal, no obstante, no está incluida dentro del Decreto Ley que va a aprobar el Gobierno con las medidas para acelerar el recorte del déficit y que se basan en el apartado del gasto. Hoy, la Cadena SER ha adelantado que el Gobierno aprobará en un máximo de dos semanas un nuevo impuesto extraordinario dirigido a quienes superen el millón de euros de renta con el objetivo de empezar a aplicarlo antes de fin de año.

Más información

Según datos de la Agencia Tributaria correspondientes a 2007, solo el 4% de los declarantes ingresa más de 60.000 euros al año por rentas del trabajo y del capital, lo que convierte a este grupo, de unas 750.000 personas, en ricos oficiales, informa Lucía Abellán. No obstante, aunque todos están gravados con el mismo tipo impositivo (43%), sus rentas son muy dispares.

Si de verdad se quiere gravar a los más ricos, no se podrá optar por mantener el último tramo actual con un tipo superior, pues el incremento afectaría a muchas rentas medio-altas. Habría que crear otro nuevo para ingresos muy elevados con un gravamen superior. Al contrario de lo defendido por el Gobierno hasta ahora, aumentar la fiscalidad en el último tramo del IRPF proporcionaría unos ingresos nada desdeñables a las arcas públicas. Porque ese 4% que declara más de 60.000 euros aporta casi el 40% de los ingresos. Si se aísla a quienes perciben más de 150.000 euros al año -una definición más ajustada a la riqueza-, se obtiene el 16% de la recaudación.

Más margen para la progresividad hay en las rentas del ahorro (intereses de cuentas y depósitos, seguros, plusvalías...), que tributan al 19% si son inferiores a 6.000 euros y al 21% si superan ese límite.

Otra opción para gravar a los más acaudalados consiste en recuperar el impuesto de patrimonio, suprimido desde 2008. Casi un millón de personas presentaba la declaración de este impuesto, que gravaba los patrimonios superiores a 108.182 euros, con importantes exenciones (vivienda habitual, seguros de dependencia, planes de pensiones...). El Estado ingresaba 2.121 millones al año, una cantidad superior a los 1.500 millones que se ahorrará con la congelación de las pensiones en 2011.

Son, sin duda, ricos los 443.509 partícipes de las polémicas Sicav, sociedades de inversión colectiva que, cumpliendo unos criterios de capital mínimo y número de inversores, logran que sus beneficios tributen al 1% frente al 30% del tipo general del impuesto de sociedades. Aunque el Ejecutivo descartó en su momento cambios, con el argumento de que esos inversores ya abonan un 19% o un 21% cuando recuperan su capital, las Sicav manejan un jugoso patrimonio de casi 26.000 millones de euros.

Sócrates aboga por extender la subida de impuestos a la clase media en Portugal

El primer ministro de Portugal, José Sócrates, apuesta por una subida de impuestos generalizada, y no sólo centrada en las rentas altas para "repartir el esfuerzo entre toda la población". Sócrates se ha mostrado a favor de que la reforma fiscal que prepara su Gobierno para acelerar la reducción del déficit suponga un esfuerzo por parte de todos. Además, ha abogado por establecer un plan nacional y colectivo para defender Portugal, Europa y el euro, según ha declarado en una entrevista a TVE.

El primer ministro portugués ha justificado esta extensión de la subida de impuestos a que "no es posible sólo con reducción de inversión alcanzar un objetivo tan ambicioso antes de fin de año". En cuanto al acuerdo alcanzado entre Gobierno y la oposición en el país vecino, su presidente ha elogiado a los conservadores portugueses por adoptar "una posición patriótica". "Son necesarios dos para bailar el tango", ha resaltado.

Lo más visto en...

Top 50