Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El plan de ajuste

¿Qué impuestos pagan los ricos?

El anuncio de Zapatero de aumentar la imposición a los que más tienen reabre el debate sobre dónde apretar las tuercas a las rentas altas

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha avanzado que el conjunto de medidas que el Gobierno aprobará mañana para acelerar el recorte del déficit público se completará en un futuro con una subida de impuestos a las rentas más altas. Esta es la situación actual del sistema fiscal para los que más tienen.

- Impuesto sobre las rentas del trabajo: En la actualidad, el IRPF está establecido en cuatro tramos que van desde el 24% para quienes cobran menos de 17.707,20 euros anuales hasta el 43% que pagan las personas que ganan más de 53.407,20 euros al año. En la última reforma realizada en 2006 y que entró en vigor un año después, el Gobierno redujo el tipo máximo dos puntos desde el 45% anterior y eliminó el tramo del 15% que antes pesaba sobre las rentas más bajas. A cambio, elevó el mínimo exento a 9.000 euros (superior en función del número de hijos). En este apartado, el Ejecutivo podría optar por recuperar el tipo del 45%, tal y como ya se especuló antes de la última reforma fiscal realizada en septiembre y que incluía la subida del IVA en dos puntos que entrará en vigor en julio. Solo el 4% de los contribuyentes declara más de 60.000 euros anuales.

- Impuesto sobre el ahorro: El Gobierno unificó hace dos años los tipos que gravaban todos los instrumentos de ahorro en un único porcentaje del 18%. El pasado septiembre, elevó esta tasa al 19% para los primeros 6.000 euros de ganancias y al 21% para las rentas del capital que superen esa cifra.

- Sociedades de inversión colectiva: Durante pasados debates sobre la subida de impuestos a los que más tienen han salido con frecuencia a la palestra las Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAV) ya que se las asocia con las grandes fortunas. Esta relación se establece a partir del hecho de que para la constitución de este tipo concreto de Institución de Inversión Colectiva se necesita un capital mínimo de 2,4 millones de euros en dinero contante y sonante, aunque también debe contar con al menos 100 accionistas. El capital invertido en una SICAV tributa al 1%. No obstante, en el momento de vender o reingresar dividendos o plusvalías también hay que pasar cuentas con Hacienda. Si el inversor es una entidad jurídica, a través del Impuesto de Sociedades, que tributa al 30% (25% si es una pyme). Si es persona física, la gran mayoría, debe acogerse a los nuevos tipos al ahorro.

- Impuesto sobre el patrimonio: El Gobierno dejó sin aplicación este tributo, que grava las rentas y bienes de los contribuyentes, en la campaña de la Renta de 2008. No obstante, no lo derogó, con lo que sería sencillo recuperarlo. Es un impuesto estatal, si bien se cede el 100% del importe recaudado a las Comunidades Autónomas (Excepto País Vasco y Navarra), que son las responsables de recaudarlo. Las administraciones regionales recaudaron por este tributo 2.121 millones de euros en su último año de aplicación. En su anterior formulación, obligaba a declarar a las personas físicas cuya base imponible fuese superior a 108.182,18 euros. También cuando el valor de sus bienes o derechos (es decir sin deducción de cargas, deudas, etc.), determinado de acuerdo con las normas reguladoras del Impuesto, resultase superior a 601.012,10 euros. Algo menos de un millón de personas tuvieron que pagar por este tributo.

- Impuesto de sucesiones: La ley establece la base imponible del impuesto, pero son las comunidades quienes calculan la base liquidable y su tarifa, puesto que pueden modificar las reducciones y ampliar las exenciones. No obstante, los diferentes Gobiernos autonómicos han centrado en este tributo buena parte de sus rebajas fiscales, lo que dificulta su recuperación para las arcas del Estado.