Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro

Salgado reconoce que "la eurozona estaba amenazada"

La ministra asegura que el pacto para blindar al euro fue "histórico" y advierte de que habrá que "seguir ajustando gastos" en todos los departamentos

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, ha reconocido hoy que la UE decidió aprobar el multimillonario plan de apoyo a la moneda común porque "hubo una gran desestabilización del euro" en apenas tres días, del miércoles de la semana pasada al viernes, que fue recibida por los países miembros como que la divisa europea "estaba en peligro". "La eurozona estaba amenazada", ha insistido Salgado en una entrevista a TVE en la que ha explicado que el acuerdo alcanzado durante la madrugada del domingo, "el límite estaba claro, sabíamos que había que tomar una decisión antes de la apertura de la Bolsa de Tokio", ha admitido, es "un momento histórico".

"Por primera vez, los países del euro, además de tener una moneda común deciden una actuación conjunta en defensa del euro", ha afirmado Salgado al tiempo que recordaba que "hace unos meses se hubiera pensado que era una utopía". Además, ha destacado que el dique que ha logrado colocar la UE ante el desbordamiento de la crisis griega permite asegurar que, esta vez, "la política le ha ganado la partida" a los especuladores.

Además, frente a las críticas del PP y las tesis que colocan a España en el centro de las preocupaciones del conjunto de ministros de Economía europeos, Salgado ha defendido que durante las doce reunión de emergencia del domingo nadie dijo que "España iba a ser la próxima". "No en la reunión", ha insistido. "Nuestras estadísticas son fiables, hemos tenido superávit, las instituciones funcionan y la deuda pública está en torno al 50% del PIB frente al más de 100% de Grecia", ha recordado para justificar una vez más que "sencillamente comparar -el caso de España con el de la República Helénica- no tiene ningún sentido".

Sobre los nuevos recortes del gasto que el Gobierno debe hacer por imposición de Bruselas para acelerar el proceso de consolidación fiscal, que es extensible a todos los países pero sobre todo para los que tienen "dificultades más importantes", la ministra de Economía ha repetido hasta en cuatro ocasiones que el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, será el que anuncie las medidas mañana en el Congreso.

En cualquier caso, ha reiterado tal y como avanzó ayer el secretario de Estado de Hacienda que los recortes irán "fundamentalmente, por la vía del gasto". Objetivo para el que debe contar con las comunidades, por lo que ha anunciado la celebración de un nuevo Consejo de Política Fiscal y Financiera para discutir dónde sacar la tijera. Con respecto a la Administración Central, Salgado ha declarado que habrá que "seguir ajustando gastos" en todos los ministerios. "Hoy lo que toca es reducir el gasto" para cumplir el nuevo objetivo de recortar el déficit público desde el 11,2% con el que cerró 2009 al 6% del PIB en 2011. "Ahora podemos hacerlo", ha argumentado en referencia a la reciente salida de la recesión de la economía española.

El Gobierno garantiza que "no va a tocar una sola prestación"

El secretario general de Presupuestos, Luis Fernando Espadas, ha garantizado hoy que el Gobierno "no va a tocar una sola prestación" social en el nuevo plan de ajuste fiscal que acelerará la reducción del déficit público para 2010 y 2011. Durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso, Espadas ha asegurado que la reducción que pueda afectar a las partidas de gasto social será "nimia" y solo afectará al funcionamiento de organismos públicos, a gastos de inversión o de personal.

Al respecto, ha advertido a los trabajadores de organismos públicos de que "deben darse cuenta de que estamos en una situación de crisis muy difícil, y que deberán hacer lo mismo que hacen pero reduciendo su gasto y sin perjudicar la eficiencia". Asimismo, ha garantizado el presupuesto dirigido a Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) y ha añadido que "se pueden ajustar precios en contratos de mantenimiento, pero no gastos que afectan al núcleo duro de la investigación".

No obstante, ha puntualizado que será el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el que debe decidir la senda "más agresiva" del ajuste adicional del déficit.

Más información