La primera crisis del euro

Zapatero descarta un contagio de la crisis griega mientras se desploman las Bolsas

El presidente califica de "absoluta locura" un rumor bursátil sobre un eventual rescate a España que ha sido desmentido por el el FMI

El presidente del Gobierno ha calificado el martes en Bruselas de "absoluta locura" el rumor que corrió en las Bolsas de que se estaba preparando un rescate a España por valor de 280.000 millones de euros. "Me han comentado algo sobre ese rumor", ha dicho José Luis Rodríguez Zapatero, "y la verdad es que no doy crédito, es una absoluta locura". Prácticamente toda su rueda de prensa desde la capital comunitaria se ha dedicado a destacar la solvencia de la economía española para contrarrestar los rumores que han recorrido todo el día las Bolsas poniendo en cuestión la solidez de las cuentas públicas. Horas después de la intervención de Zapatero, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha desmentido la información del supuesto rescate a España. "No hay ninguna verdad en esos rumores", ha asegurado el portavoz de la entidad, Bill Murray.

Más información
La Bolsa española pierde todo lo ganado en los últimos 11 meses
Zapatero y Rajoy sólo logran cerrar una reunión sobre Grecia y las cajas
La prensa internacional advierte a España de que puede caer en la misma trampa que Grecia
Los mercados ignoran la noticia del 'FT Deutschland' de que España será rescatada por la UE

La declaración del presidente se producía en pleno descalabro de las Bolsas europeas por las que se han extendido esos rumores y que han llevado al Ibex 35 a sufrir su segunda peor jornada del año y perder la cota psicológica de los 10.000 puntos. Al cierre, el selectivo español se ha dejado un 5,41% o 563 unidades con lo que mañana abrirá en 9.859 puntos, su nivel más bajo desde mediados del pasado julio. Frente a las especulaciones, Zapatero ha subrayado "la confianza y tranquilidad en la fortaleza y solvencia de las cuentas públicas españolas".

"Lo que me importa", ha añadido Zapatero al término de su visita a Bruselas, donde ha mantenido una apretada agenda con motivo de la presidencia de turno española, "es que si un rumor de esta naturaleza, que es un despropósito descomunal, provoca un efecto inmediato en nuestras Bolsas, estaríamos ante un hecho muy grave". "Es intolerable y provoca daño a España", ha subrayado. Al rumor del supuesto plan de rescate se sumó también la especulación sobre una nueva bajada de la calificación de la deuda española por parte de una importante agencia después de que Standard & Poor's recortarse un peldaño la nota de la calidad crediticia de España, aunque sigue en un nivel "excelente". "Son absolutamente infundados", ha subrayado. De hecho, tanto Moody's como Fitch, las otras dos agencias que con S&P copan este sector, han confirmado que mantienen la máxima calificación para el Estado.

Para Zapatero, lo importantes es que "los datos económicos vayan avalando la recuperación y el crecimiento". "La confianza y tranquilidad que tengo en la fortaleza y solvencia de las cuentas públicas de nuestro país y la capacidad de recuperación económica es la misma confianza que tengo hacia Portugal".

El presidente ha insistido en que hay que basarse en datos reales y ha sugerido que la cifra del PIB español en el primer trimestre del año, que se conocerá en los próximos días, será positiva tras caminar por el terreno de la recesión desde el segundo trimestre de 2008.

Sobre la reunión de mañana con el líder del PP, Mariano Rajoy, Zapatero ha confirmado que le informará de la evolución de la crisis financiera y le pedirá su apoyo sobre el plan de rescate de Grecia porque es un acuerdo que va más allá de esta legislatura. Y también su apoyo para la reestructuración financiera.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, consideró hoy una "absoluta locura" y un "despropósito descomunal" el rumor que apunta a que España necesitará un rescate de la Unión Europea como el que ha solicitado Grecia.Vídeo: AGENCIA ATLAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS