'The Economist' critica la parálisis del Gobierno ante las reformas

El semanario advierte de que la falta de voluntad para aplicar la "cirugía radical" que necesita el país retrasará la recuperación

El semanario The Economist vuelve a la carga contra la política del Gobierno frente a la crisis. En un artículo titulado The mañana syndrome , la publicación económica advierte de que "la factura de cosas que se necesitan reparar es muy cara", y aumenta con el paso del tiempo. "Los problemas estructurales de España han estado mucho tiempo ocultos por la burbuja inmobiliaria (...) y están aumentando", explica antes de criticar que ante la "falta de voluntad del Gobierno para aplicar una cirugía radical, existen temores de que España quede rezagada respecto a sus vecinos".

El semanario avisa del riesgo de que España viva una década perdida como la que han sufrido Portugal y Japón y pide al Ejecutivo reformas de calado en las finanzas públicas que, por otro lado, considera "improbables". El paro y el déficit, que The Economist recuerda que el año pasado rozó el 11% del PIB, son los dos grandes problemas que considera debe afrontar el Gobierno en cuyas medidas detecta "un tufillo de cobardía".

Más información
'The Economist': "España es el nuevo enfermo de Europa"
'The Economist' también carga contra el liderazgo europeo de Zapatero
'The Economist' pide liderazgo a Zapatero para superar la "desidia y la paranoia"
Granados, referente del despilfarro español, según 'The Economist'

No es la primera vez que el semanario británico ataca al Gobierno español y su gestión de la crisis. En noviembre llamó a España "nuevo enfermo de Europa" y también cargó, poco después, con el liderazgo europeo de José Luis Rodríguez Zapatero con la presidencia de turno de la Unión Europea recién estrenada. Pero el ataque más mordaz vino en febrero, cuando el viento de la recuperación parecía que soplaba a favor del Gobierno y The Economist pidió a Zapatero liderazgo para superar "la desidia y la paranoia".

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS