Portugal eleva los impuestos a las rentas más altas para reducir el elevado déficit público

El Gobierno luso crea un nuevo tipo del 45% para quienes ganen más de 150.000 euros y congela los salarios de los funcionarios y el subsidio del paro

El Gobierno portugués ha anunciado hoy un plan de austeridad para reducir el déficit que contempla un "fuerte" recorte del gasto y aboga por la "contención salarial". Según el borrador sobre el que trabaja el Ejecutivo, el plan creará un nuevo tipo del 45% para quienes tengan unas rentas superiores a 150.000 euros al año, elevará las tasas a las plusvalías obtenidas en Bolsa al 20%, limitará los salarios de los funcionarios y recortará las prestaciones sociales. Asimismo, retrasará algunas de las obras en infraestructuras más importantes actualmente en marcha, como el AVE entre Lisboa, Oporto y Vigo.

El ministro de Finanzas portugués, Fernandio Teixeira, ha informado de que se congelará el sueldo de los funcionarios este año y ha advertido de que "no puede asumir el compromiso de equiparar los salarios a la inflación" durante los próximos ejercicios. Portugal va a recorrer un "camino de fuerte contención salarial" que es extensible a los trabajadores dependientes de las empresas públicas.

Más información
Moody's pone en revisión la calificación de los bonos portugueses
Los recortes a funcionarios en toda Europa

El objetivo del plan, que al igual que en el caso de España y Grecia será remitido a Bruselas para su aprobación, prevé reducir el déficit público hasta el 2,8% en 2013 desde el 8,3% en el que ha cerrado 2009, con el objetivo de cumplir con las exigencias de la UE en materia de sostenibilidad fiscal. En paralelo al visto bueno de Bruselas, el plan también busca convencer a los mercados del compromiso para reducir sus números rojos de Portugal, apuntado junto a España o Irlanda como el siguiente miembro de la eurozona en problemas tras la tragedia griega.

Según un borrador del Gobierno socialista, los cálculos de Lisboa pasan por reducir el déficit hasta el 6,6% el próximo año y al 4,7% en 2012. Estos planes implican un esfuerzo de 1,7 puntos porcentuales durante el próximo año y de 1,9 el siguiente. Frente a este ritmo de recorte, Grecia ha aprobado una reducción de más de cuatro puntos porcentuales al año. Además, el Ejecutivo luso también admite que la deuda pública tocará techo en el 90,1% del PIB en 2012, para caer en los ejercicios posteriores. La deuda griega se estima que alcanzará el 125% del PIB este año.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS