Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno descarta retrasar la subida del IVA pero admite alguna excepción para impulsar el empleo

Montoro censura al Gobierno por abrir "una comisión de ideas en vez de gobernar" y Alonso lamenta la "actitud destructiva" del PP que lo pone "muy difícil"

El Gobierno y los grupos de la oposición han analizado hoy el "guión" de la comisión anticrisis en base a cuatro puntos básicos: aumentar la productividad y la competitividad de España, cambiar el modelo industrial, corregir el déficit público, fomentar la estabilidad del sector financiero y ayudar a las empresas a resolver sus principales problemas, como son el retraso en los pagos y facilitar el crédito. La ministra de Economía, Elena Salgado, ha anunciado tras el primer encuentro que el Ejecutivo se ha comprometido a "considerar todas las propuestas con el mayor ánimo de consenso" del resto de formaciones. El Gobierno está dispuesto a admitir alguna excepción en la subida del IVA siempre y cuando ayuden a crear empleo, en actuaciones como la rehabilitación de viviendas, pero ha descartado retrasarlo más allá del mes de julio.

La confrontación entre el PP y el Ejecutivo ha quedado visible tras las declaraciones del portavoz del PP Cristóbal Montoro, que ha censurado que el Gobierno crea "comisiones de ideas en lugar de gobernar", y las del socialista José Antonio Alonso, que ha lamentado la "actitud destructiva" de los populares.

Salgado ha desmentido además el anuncio hecho ayer por el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, de que se va a revisar el pacto salarial con los funcionarios. La vicepresidenta ha asegurado que se respetará el convenio de retribuciones de los funcionarios. El único recorte que ha reconocido ha sido el de la oferta pública de empleo y por tanto una menor reposición de plazas.

Salgado ha garantizado que no existen "líneas rojas" para la negociación pese a que ha admitido que medidas como la subida del IVA a partir de julio son inamovibles, salvo algunas excepciones, y que los asuntos propios del diálogo social -reforma del mercado laboral- y del Pacto de Toledo -reforma de las pensiones- quedarán al margen de la agenda. En cuanto a la respuesta de los partidos, la ministra ha destacado que todos han valorado la iniciativa de diálogo del Gobierno y se han mostrado dispuestos a escuchar y debatir las propuestas. Incluso el PP, aunque ha reconocido que ha sido "ligeramente crítico". La vicepresidenta segunda ha asegurado que tras esta toma de contacto "no contempla que no haya acuerdo" pese a que el PP mantiene un rechazo frontal a su política económica. Así, una vez conocidas la posición del resto de partidos, el Gobierno hará una "propuesta concreta" sobre las medidas a tomar.

Poco margen para el acuerdo

Sin embargo, en base a las declaraciones de Cristóbal Montoro tras la rueda de prensa de Salgado, las conclusiones del primer encuentro de la comisión dejan un muy escaso margen para el acuerdo, aunque ha confirmado que seguirá asistiendo a las reuniones. "El Gobierno ha abierto una comisión de ideas en vez de gobernar", ha señalado Montoro. José Antonio Alonso ha replicado que el PP "lo está poniendo muy muy difícil y ha estado "enormemente destructivo". Todos los demás grupos, aunque con excepciones, al menos se han mostrado dispuestos a encontrar espacios para el acuerdo y sí ven útil la comisión y la apertura de negociaciones.

El Gobierno enviará el lunes a todos los partidos un documento con respuestas al índice que hoy han manejado. Los partidos tendrán dos días para estudiarlo ya que las reuniones bilaterales se desarrollarán entre el miércoles y el jueves, con el ánimo de que los acuerdos se plasmen dentro de dos meses. El Gobierno ha dejado claro que no se trata de un pacto de Estado sino de acuerdos concretos en torno a cuatro líneas de actuación. Los partidos de izquierda mantienen su temor de que el Gobierno cierre los acuerdos con los grupos nacionalistas y de centro: CiU, PNV, CC y UPN.

La única propuesta del Gobierno que el principal partido de la oposición aceptaría, según Montoro, más que nuevas medidas "es una rectificación de su política económica" y echar marcha atrás a la subida del IVA por su negativo impacto en el empleo. El PP, ha adelantado Montoro, no apoyará un acuerdo global, aunque sí se ha mostrado a favor de acuerdos puntuales sobre aquellos temas concretos que ellos consideren positivos.

El portavoz parlamentario de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, ha anticipado al Gobierno que su formación será "la primera" en levantarse de la mesa de la negociación de un pacto económico si lo que pretende es utilizar a la oposición para "ganar tiempo". Por su parte, el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Ridao, ha advertido al Gobierno de que no puede "endosar" a los partidos sus propuestas para superar la crisis económica sin transigir y aceptar las de la oposición, por lo que le ha pedido que demuestre si quiere un acuerdo "o una foto, una escena de sofá". Ridao ha calificado el encuentro de "positivo" porque "aunque sea con retraso, puesto que el Gobierno quiere hacer en dos meses lo que no ha hecho en dos años", ahora "se ha movido y nosotros nos vamos a mover con él".