Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

GM España presenta un nuevo ERE temporal en Figueruelas

El cuarto expediente afectará a 600 empleados y se aplicará entre el 1 de noviembre de este año y el 31 de marzo de 2010

Al margen del plan industrial de Magna para la fábrica de Opel en Figueruelas, la dirección de General Motors (GM) en España ha presentado al comité de empresa un nuevo ERE temporal -el cuarto este año- que afectará a 600 empleados de la planta de Zaragoza. El ajuste se aplicará entre el 1 de noviembre de este año y el 31 de marzo de 2010.

El presidente del comité de empresa, José Juan Arceiz, ha explicado que el motivo alegado por la dirección de GM es que la producción en Figueruelas "no ha mejorado", y por lo tanto, "es imposible poner en marcha la línea de Opel Meriva en el turno de noche". Por otra parte Arceiz, ha comentado que todo apunta a que la fabricación del nuevo modelo se iniciará en abril de 2010, cuando ya habrá finalizado la aplicación del ERE. Las condiciones que pondrán los empleados para dar el visto bueno son que los mayores de 55 años queden exentos, que se complete hasta el 80% del salario bruto, que sea rotativo entre todo el personal y que se puedan acoger a él primero los trabajadores voluntarios.

El nuevo ERE coincide con un momento de verdadera incertidumbre para el futuro de los 7.500 empleados de la planta. Magna ha prometido, según aseguraron este miércoles los sindicatos tras hablar el lunes con la empresa, revisar el plan industrial para la fábrica de Opel y estudiar la posibilidad de mantener su capacidad industrial, que quería recortar en 180.000 unidades al año. Al mismo tiempo, en Alemania, el Frankfurter Allgemeine Zeitung publicaba que Magna planea recortar 500 puestos de trabajo más de los que preveía, una información que fue desmentidad por los representantes de los trabajadores y el Ministerio de Industria.

De acuerdo con los planes iniciales de GM, Magna planea trasladar parte de la producción de Figueruelas, que le correspondería una reducción de entre 1.600 y 1.700 empleos, a la planta alemana de Eisenach.