La OCDE publica las peores previsiones para España con una caída del 4,2% en 2009

El último informe de la institución deja en papel mojado el optimismo que lució su secretario general hace un mes en Madrid. -La cifra rebasa en seis décimas a la del Gobierno y supera a las del resto de organismos

Pese a que el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, aseguró durante una visita a Madrid hace apenas un mes que las próximas previsiones sobre la economía española de este organismo no reflejarían "un deterioro significativo" de sus anteriores cálculos, hoy el conocido como club de los países desarrollados ha dejado en papel mojado estas declaraciones con una drástica revisión de sus cifras. Tanto, que la caída del 4,2% para 2009 que augura en sus nuevas proyecciones sobre España es las más pesimistas de todas las hechas públicas por los organismos internacionales. Para 2010, calcula que moderará su recesión hasta el 0,9%.

Estas cifras revisadas son mucho peores los que las que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) había presentado en su anterior informe semestral de Perspectivas en noviembre, en el que limitaba el retroceso del Producto Interior Bruto (PIB) al 0,9% en el actual ejercicio y confiaba en una recuperación del 0,8% en el próximo. Asimismo, son también más negativas que las que prevé el Gobierno, que ya revisó a la baja el pasado día 12 sus propias expectativas y afirmó que el descenso del PIB sería del 3,6% en 2009 y del 0,3% en 2010.

Gurría: "Tuvimos un primer trimestre muy malo y ahora vemos una perspectiva mejor"
Más información

La causa de este descenso, añade el organismo, es la falta de dinamismo de la inversión y el descenso del consumo. Un deterioro generalizado de la economía que, a su vez, ha disparado la tasa de paro hasta el 18% hasta la fecha, aunque registra puntas del 33% en el colectivo de jóvenes sin cualificación, y que continuará al alza hasta cerrar el año en el 19,6% pese a que la recesión se atenuará a partir del segundo semestre, según la OCDE. Para 2010, el desempleo se situará en el 10%. En paralelo, el déficit público llegará al 9,6% del PIB, por lo que reclama planes de ajustes en todas las administraciones, con un balance negativo en la balanza comercial superior al 5%. En este punto, aboga porque la política presupestaria del Estado permanezca neutra en 2010.

Ahora hay una "perspectiva mejor" que debe materializarse en los próximos trimestres, ha afirmado hoy Gurría tras admitir que el periodo entre enero y marzo ha sido "muy malo". Sin embargo, ha advertido de que deberá diversificar su modelo productivo ya que padece un nivel de paro "estructuralmente" más alto que la media de los países de la OCDE.

La magnitud de la caída registrada en el primer trimestre de 2009, cuando la economía española cayó un 3% interanual o un 1,9% intertrimestral según los datos oficiales, está condicionando a la baja los cálculos sobre la evolución de todo el ejercicio. Así, si bien el Gobierno ha insistido en varias ocasiones en que puede haber sido "el peor" del actual ciclo de recesión, también es la causa de que tanto los expertos de dentro del país como los organismos internacionales estén revisando a peor sus proyecciones sobre España, que podría ser el último estado europeo en salir de la crisis, según Bruselas.

Para la Comisión Europea, el PIB español se contraerá un 3,2% este año y un 1% en 2010, frente al retroceso del 4% que prevé de media en el conjunto de la UE por el arrastre de su primera potencia, ya que calcula una caída superior al 6% para la economía alemana. Desde España, el panel de expertos de Funcas revisó hace dos semanas sus proyecciones con una contracción del 3,8% en 2009 y un 1,2% en 2010.

Por otra parte, el documento entra a analizar el futuro del sistema financiero español, al que recomienda que los pequeños intermediarios con problemas de solvencia se declaren en quiebra para "limitar el coste presupuestario de las intervenciones" y evitar aumentar aún más el abultado déficit público. Asimismo, pide ampliar la posibilidad de que las cajas acudan a fuentes externas del sector privado para financiarse y eliminar los obstáculos a las fusiones.

Sin señales de recuperación en la eurozona

Abriendo el foco, el demoledor informe semestral de la OCDE también reserva algunos dardos para la economía de la eurozona, que caerá más de lo que habían previsto en noviembre con un desplome de su PIB del 4,8% este año, frente al dato anterior del 3,5%, debido a que "no hay todavía signos de recuperación visibles". Además, añade que cuando llegue será lenta a causa del elevado desempleo y, por este motivo, adelanta que permanecerá estancada el próximo, mientras el pasado otoño auguraba un crecimiento del 0,8%.

Por el contrario, el organismo ha revisado al alza sus proyecciones para Estados Unidos, donde espera una contracción del 2,8% en 2009 y un ascenso del 0,9% en 2010. En repunte de la primer potencia mundial, de hecho, ha causado que el organismo eleve por primera vez desde el inicio de la crisis sus previsiones para el conjunto de sus países miembros una vez que la crisis "ha tocado fondo", aunque la recuperación será "frágil" y "lenta", advierte. Concretamente, para la OCDE espera una contracción del 4,1% en 2009 y un avance del 0,7% el próximo año.

Gurría ha atribuido la disparidad, entre otras cosas, a que "las condiciones financieras han mejorado, pero menos" en la eurozona que en el otro lado del Atlántico, ya que la capitalización de los bancos "ha sido más gradual". Además, también ha pesado el hecho de que el plan anticrisis estadounidense "era muy importante" mientras en Europa "hay un mosaico" de programas y "en general la estimulación ha sido mucho más modesta", ha argumentado. También ha aconsejado no retirar los planes de estímulo fiscal demasiado rápido antes de que la recuperación se manifieste, aunque a continuación ha añadido que hace falta un programa creíble para reducir más tarde el déficit.

Frente a estas cautas previsiones, la nota más alentadora la ponen las economías emergentes, y en particular China, con un PIB que subirá un 7,7% este año y un 9,3% en 2010 en lugar del 6,3% y el 8,5% del estudio de marzo. Brasil no escapará a la regresión este año, que será del 0,8%, y no del 0,3% como se había previsto hace tres meses, pero en 2010 puede confiar en una sólida expansión del 4%, dos décimas más que lo apuntado en el estudio precedente.

Pese a los elementos de esperanza, los autores del informe reconocen que uno de los puntos negros de las perspectivas es el paro, que va a seguir aumentando, hasta llegar al 9,9% a fines de 2010 en el conjunto de la OCDE -el nivel más elevado desde la década de los años 70- y que una parte de ese desempleo se hará estructural. Por eso, estiman que "serán imprescindibles nuevas reformas" del mercado de trabajo para que los parados se mantengan en contacto con el mundo del empleo y estén preparados para los puestos que puedan surgir.

Ángel Gurría, durante la conferencia de prensa celebrada en París.
Ángel Gurría, durante la conferencia de prensa celebrada en París.AFP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción