Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel y el Bundesbank alertan del peligro de ser demasiado optimistas sobre la crisis

La canciller alemana cree que "desgraciadamente" la crisis no pasará con rapidez.- El presidente del Bundesbank, Axel Weber, pide precaución a quienes interpretan "demasiado positivamente las señales esperanzadoras"

A vueltas con los brotes verdes, expresión que popularizó la ministra Elena Salgado y que hay sido utilizada hasta la saciedad en los últimos días, la canciller alemana, Angela Merkel, ha querido matizar el optimismo de unos y otros calmar los ánimos. En un congreso de la fundación de mecenas de la ciencia alemana celebrado hoy en Berlín, Merkel sostuvo que "desgraciadamente" la crisis no pasará con rapidez.

Pese a la fuerte erosión que está causando la crisis en los presupuestos públicos, Merkel se ha mostrado contraria a paliar sus efectos mediante un aumento de los impuestos. El PIB de Alemania, la locomotora de Europa que representa el 26% de la zona euro, registró durante el pasado trimestre la mayor caída desde 1970, lo que no ha hecho sino acentuar la crisis de la economía europea, que confirma la mayor recesión desde la Segunda Guerra Mundial.

En términos similares se expresó también el presidente del Bundesbank, Axel Weber, quien en una entrevista con el diario Financial Times Deutschland, advirtió de que no se debe proclamar el final de la crisis prematuramente.

"Advierto con insistencia de interpretar demasiado positivamente las señales esperanzadoras en los mercados financieros. La crisis todavía no ha llegado a la gente, pero lo hará con la pérdida del empleo", dijo. A juicio de Weber, sería "muy peligroso" proclamar prematuramente el final de la crisis, "porque la gente se vería muy decepcionada" yse perdería aún más confianza.