Brufau alerta de que los precios de la energía volverán a subir con fuerza tras la crisis

Repsol modera su plan de inversiones a cinco años de 32.000 millones a 28.000 millones

Atención que vuelven las curvas al mercado de la energía. El presidente del Club Español de la Energía y máximo dirigente de Repsol, Antonio Brufau, ha alertado hoy de que la reducción de las inversiones en el sector energético por la crisis provocará, cuando se reactive la economía, una "presión al alza" de los precios energéticos a medio y largo plazo. Además, ha admitido que esta revisión afectará a algunos de los proyectos de la petrolera española, que pueden "demorarse o suspenderse".

Brufau, que ha participado en la sesión inaugural del IV Foro Energético Euro-Mediterráneo que se celebra en Barcelona, ha indicado que cuando vuelva a crecer la demanda tendrá lugar una situación de "cuello de botella" que provocará una subida de los precios. Debido a la crisis, ha señalado, las compañías energéticas han tenido que "replantear" sus estrategias. "Se ha retrasado la explotación de nuevos yacimientos y se ha reducido la exploración por la disminución de la inversión", ya que la liquidez disponible debe destinarse a "resolver necesidades económicas más perentorias", y los bajos precios del crudo frenan la rentabilidad, ha explicado.

Más información
Gas Natural dobla el capital social para comprar Fenosa
Repsol congela una inversión de 100 millones en Tarragona
"Siento frustración cuando veo a Endesa italiana y pública"

Sobre cómo está afectando a la petrolera española este fenómeno, que en cualquier caso se revertirá a corto plazo, ha obligado también a Repsol a revisar algunas inversiones como las reservas descubiertas en Perú en el denominado "bloque 39", "una reserva de crudo pesado -más costoso de refinar- lejos de la costa que tendrá un coste alto porque hay que construir un oleoducto de 1.000 kilómetros para llevarlo hasta la costa". En cambio, ha afirmado, "no va a afectar a otros proyectos en Perú, como el bloque 57 o el proyecto de gas natural licuado en Camisea". En su conjunto, Repsol mantiene su plan de inversiones de 6.000 millones de euros anuales pero ha recortado sus proyectos a cinco años de 33.000 a 28.000 millones de euros, para adecuarse a la nueva coyuntura de caída de la demanda.

Según ha argumentado Brufau, "aunque la demanda no creciese, para mantener la producción actual de petróleo harían falta cuatro millones de barriles de nuevos yacimientos al año" por el agotamiento de los actuales, que producen entre un 6% y un 7% menos cada año. Asimismo, ha avisado de que los actuales bajos precios del barril -que ha pasado de 145 a 45 dólares en poco más de seis meses- afectarán a las cuentas de resultados de las petroleras, por lo que ha abogado por que las empresas "actúen de manera más eficiente". En el caso de Repsol, ha añadido, todavía es pronto para fijar el impacto concreto en sus cuentas del abaratamiento del crudo a la espera de concretar el coste de otros factores como el transporte o los precios del sector químico.

En este punto, además de su entendida visión sobre el futuro del sector, el directivo de Repsol ha ofrecido sus propias recetas para evitar que se produzca este "cuello de botella" una vez superado el deterioro de la economía a escala internacional, se reactive la demanda y vuelvan a subir los precios. Entre ellas, ha alertado de que la coyuntura económica actual afecta tanto a las compañías públicas como privadas, por lo que ha insistido en impulsar la colaboración público-privada en el sector. Además, ha pedido que se reactive la concesión de créditos y que se renuncie al proteccionismo.

En cuanto al impulso de energías alternativas, el dirigente de Repsol ha dicho que los países del Mediterráneo no deben "renunciar" a las nuevas energías, aunque ha asegurado que el petróleo y el gas seguirán teniendo un papel significativo en los próximos años. De este lado, Brufau ha alertado de que la interdependencia regional de los países del Mediterráneo en materia energética sigue aumentando, con crecimientos significativos de las exportaciones en países como Argelia o Egipto. Respecto a la eléctrica, ha subrayado la necesidad de construir instalaciones que conecten el sur y el norte del Mediterráneo y ha aconsejado triplicar el suministro en los países de la orilla sur.

Sobre el posible interés de Lukoil por entrar en el capital de Repsol, Brufau ha descartado que las recientes declaraciones del presidente ruso, Dimitri Medvédev, quieran decir que la petrolera rusa siga interesada en la operación, y las ha situado en el interés general de los rusos de llegar a acuerdos con España.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS