Entrevista:SALVADOR GABARRÓ | Presidente de Gas Natural y Unión Fenosa | Primer plano

"Siento frustración cuando veo a Endesa italiana y pública"

Salvador Gabarró (Sant Guim de Freixenet, 1935) es el presidente de la nueva Gas Natural, que, tras haber desembarcado esta semana en el Consejo de Administración de la eléctrica Unión Fenosa, se prepara para duplicar su tamaño y para robustecerse como actor del mapa energético español. "El maridaje de gas y electricidad es una ilusión que hace muchos años que tenemos en la cabeza. Así que estamos satisfechos. ¡A la tercera va la vencida!", comenta Gabarró en su despacho, de vistas envidiables, en alusión a las duras batallas que la gasista participada por Criteria (La Caixa) y

Repsol libró en el pasado para intentar hacerse con Iberdrola y, sobre todo, con Endesa y su gran culebrón. Es miércoles y faltan pocas horas para que tome el AVE hacia Madrid, donde Salvador Gabarró asumirá sus nuevas responsabilidades.

"Probablemente nos fusionaremos con Fenosa y será una integración fácil"
"Es un error esconder el coste de la energía y subsidiarlo"
"La dependencia energética de Argelia es un tema geoestratégico preocupante"
"Gas Natural no tiene vocación de ser una filial gasista de Suez-Gaz de France"
"Hay hasta 10 interesados en nuestros activos, como Gazprom"
"En ciertos porcentajes, Lukoil sí cabe en una Repsol independiente, privada y española"

Más información

Pregunta. Éste es su tercer intento de entrar en el sector eléctrico. ¿Unión Fenosa es un premio de consolación?

Respuesta. No, no y no. Es una compañía magnífica, que nos permite duplicar nuestro tamaño. Unión Fenosa es una empresa eficiente y está bien gestionada. Y es una empresa reconocida en el mercado eléctrico. No tiene el tamaño de otras, pero tampoco tiene debilidades.

P. ¿Qué piensa hoy sobre Endesa en manos italianas?

R. Pues siento frustración. Nosotros concebíamos una empresa energética española muy importante y hoy vemos una Endesa mucho más pequeña, que ha vendido activos muy importantes a un competidor alemán y que está controlada por una empresa extranjera italiana y pública. Sí, es frustrante. Cuando las cosas no salen, influyen muchos factores y seguro que en algo nos equivocamos. Pero no es cierto que nuestra oferta fuera cicatera. Pensábamos subir el precio.

P. A 40 euros, quizá no.

R. Teníamos previsiones de subir sensiblemente el precio. Además, como parte de la oferta en acciones, sin subir el precio nuestra oferta llegó a subir por encima de 30 euros. El problema no fue el precio. La situación política hizo que naufragara la operación. Si se pudiera rebobinar, creo que el final de la historia sería otro. Estoy seguro de que nadie en las mismas circunstancias habría actuado igual.

P. ¿Ha quedado demostrado que es imposible una compra hostil en España?

R. Con la legislación actual es muy difícil. Cualquier operación es complicada burocráticamente. Y si encima es hostil... mil palos bajo las ruedas.

P. ¿No compraron cara Unión Fenosa?

R. Si pudiéramos comprarla ahora, la compraríamos más barata. Pero entonces pagamos una prima razonable. Al final, pagar un poco más o un poco menos no es relevante. Lo caro es un mal proyecto. Con un buen proyecto con el tiempo siempre amortizas la diferencia. Yo lo volvería a hacer todo igual.

P. ¿Qué prevé que será más difícil en esta operación? ¿Será una fusión?

R. No está decidido, pero probablemente será una fusión. Estamos ante una integración muy fácil. Las empresas son complementarias. No sobra nadie. No habrá problemas de plantilla. Gas Natural es gasista y ha querido ser eléctrica y Unión Fenosa es eléctrica y ha querido ser gasista. Tenemos una visión estratégica similar. No será una integración larga.

P. ¿Habrá un ajuste de directivos?

R. Intuyo que se van a ir muchos directivos, sobre todo los de cierta edad, puesto que existe la posibilidad de marcharse con ventajas económicas cuando se produce un cambio de control.

P. Siempre dicen que cuenta con Honorato López Isla, consejero delegado de Fenosa. ¿Qué le ofrecen?

R. Será uno de los miembros del Consejo de Administración de Fenosa, como consejero ejecutivo, que, al igual que los consejeros independientes, se quedarán. Pero claro, si al final se produce una fusión, desaparecerá el Consejo. A partir de la liquidación de la Oferta Pública de Adquisición (OPA), el consejero delegado de Unión Fenosa será Rafael Villaseca, pero me gustaría tener a Honorato cerca, desde posiciones no ejecutivas.

P. ¿Se congelarán los sueldos en la empresa?

R. El Consejo de Administración de Gas Natural no subió las dietas en 2008 ni lo hará en 2009. El caso de los ejecutivos es diferente, aunque no son años de alegrías. No debemos dejarnos quitar a un buen directivo en el mercado si podemos pagar que se quede.

P. La compra de Fenosa eleva su deuda a 26.000 millones y, tras desinvertir, a 20.000 millones. ¿No les da vértigo en estos tiempos acumular deuda? ¿Podrán obtener ahora más de 3.000 millones por sus activos en venta, como esperan?

R. Los números nos salen. La compra de Fenosa nos permite anticipar cinco años el plan estratégico y nos lleva al mismo endeudamiento que tendríamos cuando hubiéramos culminado ese plan. Pero hemos hecho la inversión de golpe. Estaremos un tiempo prudente en otras operaciones de crecimiento, para digerir la deuda, pero nuestra historia de crecimiento seguirá fuera de España, porque ir por el mundo con el gas y la electricidad nos abrirá muchas más puertas. Con las desinversiones de activos y la próxima ampliación de capital de 3.500 millones, que está ya asegurada por nuestros socios La Caixa y Repsol, nos quedaremos en una deuda de cerca de 20.000 millones. En cuanto a la venta de activos, no creo que nos resulte difícil. Ya se nos ha acercado mucha gente con interés y gente con mucho dinero.

P. El gigante ruso Gazprom, por ejemplo.

R. Sí. Gazprom es uno de los operadores que ha mostrado interés por nuestras centrales de ciclo combinado. Pero no puedo dar más nombres... Hay hasta 10 interesados.

P. Competencia les obliga a desinvertir el doble de activos de lo que habían pedido.

R. Sí, nosotros defendíamos que no debíamos desinvertir prácticamente nada. Porque lo que hacemos, en realidad, es crear más competencia. La integración de Gas Natural y Unión Fenosa crea una competencia más poderosa frente a Endesa e Iberdrola. Generamos sinergias por 300 millones y podremos ser más competitivos en precio. A mí me parece una tontería la teoría de que cuatro operadores signifiquen más competencia que tres. Cuando había siete grandes bancos, ¿eran mejores los bancos que ahora y competían más de lo que compiten ahora? Pero acatamos la decisión de Competencia porque, a pesar de las desinversiones, se mantiene la lógica empresarial de la operación.

P. ¿En qué beneficia al consumidor esta operación?

R. Vamos a competir más y la competencia baja los costes. Y el dinero de las sinergias, 300 millones anuales, seguro que va directamente al mercado.

P. ¿Puede concretar qué centrales venderán en su plan de desinversiones?

R. Aún no. Trabajamos en ello. Como nos dan margen, lo haremos en función de ofertas. La que sea mejor para la compañía...

P. ¿La italiana Eni ha impugnado que no hayan tenido que venderle su 50% en la filial Unión Fenosa Gas?

R. No nos consta que lo haya hecho. Siempre es mejor tener el 100% de la empresa, pero estamos cómodos con Eni. Está bien emplazada en Egipto.

P. ¿Y están cómodos con su accionista Suez? Este grupo se reforzó en el capital de Gas Natural sin avisarles.

R. Suez compró acciones y ahora tiene una participación financiera de poco más de un 8%. La Caixa tiene un pacto con Suez en Aguas de Barcelona (Agbar) desde hace muchos años, pero en el caso de Gas Natural debe tenerse en cuenta que Suez-Gaz de France es un competidor directo.

P. ¿Suez les planteó en algún momento comprar Unión Fenosa juntos?

R. No. Ellos entraron aquí, pero saben que no pueden sentarse en el consejo porque son competencia. ¿Por qué están en Gas Natural? No lo sé.

P. Suez ha hecho públicamente más de un canto de sirena a Gas Natural y a su accionista La Caixa para actuar conjuntamente en el sector energético, sin hostilidades...

R. Pero son competidores. Y Gas Natural no tiene vocación de ser una filial gasista de Suez.

P. ¿Quiere que acuda Suez a la próxima ampliación de capital para la compra de Fenosa?

R. Respecto a la ampliación, no sé qué decisión tomará. Si Suez acude a ella, pondrá en valor a la compañía. Pero insisto, Suez es mi competencia.

P. ¿Cuándo abandonarán el accionariado de Enagás?

R. Tenemos un plazo de un mes para dejar el consejo. Y tenemos que vender la participación del 5%. Pues lo haremos. Me parece una exageración, porque, igual que nos tenemos que ir nosotros, igual puede entrar mañana Iberdrola. De todas formas, la venta se hará de forma que no se afecte al valor.

P. Finalmente, tras la sugerencia del ex ministro de Industria Joan Clos, ¿no les invitaron a entrar en Medgaz?

R. Pues no. Nadie nos ha invitado. Medgaz avanza. Sólo podemos estar si la argelina Sonatrach nos diera entrada. Y tenemos unos contenciosos arbitrales abiertos con ella que esperamos que se resuelvan a finales de año. Veremos cómo acaban. Si autorizan a Argelia a incrementar en un 20% el precio del gas, no será una buena noticia para el consumidor.

P. La dependencia energética de Argelia va a ser de nuevo enorme con Medgaz operativo.

R. Sí. Volveremos a depender mucho de Argelia. Un 50% de todo el gas vendrá de allí. Y es un tema geoestratégico francamente preocupante. Acuerdos con la rusa Gazprom sirven para diversificar.

P. ¿Cómo ha visto la posibilidad de que la rusa Lukoil desembarque en Repsol? Vista la cumbre hispanorusa celebrada esta semana, ¿Lukoil es realmente historia pasada, como dijo el presidente de Repsol, Antoni Brufau?

R. Yo no voy a juzgar la entrada de Lukoil. Es un tema de uno de nuestros accionistas, Repsol. A mí me gustaría, como a Antoni Brufau, que Repsol fuera independiente, privada y española. ¿Cabe Lukoil en este esquema? En ciertos porcentajes, sí. Yo tengo la impresión de que Lukoil sí es historia pasada, pero no puedo opinar. Pero quiero subrayar que, en todo caso, La Caixa tiene un 37% de Gas Natural y eso da una tremenda estabilidad a esta casa. Pero ojalá Repsol fuera española.

P. La nacionalidad sigue contando en el campo de la energía. La existencia de un mercado único no se ve por ninguna parte.

R. La nacionalidad es importante. Mire lo que ocurre en Francia, que tiene un control total sobre el sector. O en Alemania, o Portugal... Y no pasa nada. La Unión Europea es farisea en este tema. A los que hemos liberalizado nos pegan palos por todos lados y, con los otros, la UE calla. No sé cómo lo ve el Gobierno español, pero seguro que como Francia no lo ve. La energía es un elemento clave de la economía.

P. ¿Cómo cree que debería resolverse el déficit de tarifa?

R. Es insostenible. No puede existir. Es hacerse trampa jugando al solitario. Debemos explicar lo que cuestan las cosas. Es un error esconder lo que cuesta la energía y subsidiarla. La energía debe ponerse al precio que vale. Se le debe explicar al consumidor lo que valen las cosas. Para mí, la solución es que no haya tarifa, salvo para un número muy pequeño de usuarios. Yo estoy por poca tarifa y mucho mercado libre. Ah, y quiero decir que, en esencia, el déficit de tarifa lo generan las energías renovables. Las subvenciones a la energía eólica y, sobre todo, fotovoltaica, son un disparate.

P. ¿Un disparate? ¿Por qué?

R. Yo estoy a favor de las energías renovables. Lo que critico es el sistema de subvenciones de las renovables. El año pasado hubo 5.500 millones de euros de déficit, de los que 2.500 son renovables. Pero la energía solar debería acotarse hasta que bajen los costes. La eólica tiene una subvención de 30 euros por megavatio, pero la fotovoltaica, de 320 euros. Si el megavatio vale 40 euros, por la fotovoltaica pagas 320. La energía solar es carísima. Si queremos muchas renovables, pues adelante. Pero seamos conscientes de que será caro. No podemos querer muchas renovables y querer también la tarifa más barata de Europa.

P. ¿Se va a quedar usted mucho tiempo en la presidencia de la nueva Gas Natural-Unión Fenosa?

R. Yo no estaré aquí ni un minuto más del que quiera La Caixa, que es la que me convenció para estar aquí. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 07 de marzo de 2009.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50