Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China se convierte en la tercera potencia de 2007 sobre el papel pero afronta un futuro díficil

El gigante asiático revisa su ritmo de crecimiento del pasado año del 11,9% al 13% aunque prevé bajar de los dígitos este año por primera vez en cinco años

China saca pecho sobre el papel mientras afronta una grave crisis social. El gigante asiático ha revisado hoy al alza el crecimiento de su Producto Interior Bruto (PIB) de 2007, que aumentó del 11,9% al 13%, lo que la convierte en la tercera economía mundial, por detrás de Estados Unidos y Japón y por delante de Alemania. No obstante, este hecho no le ha bastado para esquivar las turbulencias internacionales y afronta un díficil 2009 por el fuerte alza del paro y el cierre de empresas que ha condicionado 2008 y que todavía no está registrado en esta estadística.

Según los datos desvelados hoy por el Buró Nacional de Estadístcas, el PIB chino alcanzó los 3,76 billones de dólares (2,84 billones de euros), por encima de los 3,32 billones de dólares Alemania, que hoy ha publicado sus datos de 2008 con un fuerte impacto de la crisis en su economía.

China ya revisó la cifra de crecimiento del PIB de 2007 el pasado abril, cuando lo aumentó del 11,4% al 11,9%. Pero en esta ocasión, la cifra revisada indicaba el crecimiento más rápido del PIB chino desde 1993, cuando la economía se expandió el 13,5%.

A pesar del fuerte crecimiento en 2007, las previsiones para 2008 son mucho menos optimistas, ya que las expectativas de crecimiento se han visto recortadas por la desaceleración de la economía china durante el año y por el impacto de la crisis económica mundial en el país asiático. La economía china mostró una clara tendencia a la baja en 2008, con un crecimiento del 10,6% en el primer trimestre, del 10,4% en el segundo y del 9% en el tercero.

En los nueve primeros meses de 2008, China creció un 9,9%, por debajo de dos dígitos por primera vez en cinco años. A finales del pasado noviembre, el Banco Mundial (BM) revisó a la baja sus previsiones de crecimiento de China para 2008, del 9,8% que fijó en junio al 7,5%.