Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno consigue la aprobación por una amplia mayoría de sus medidas contra la crisis

Sólo BNG e IU han votado en contra.- Zapatero ha anunciado un gasto este año de hasta 30.000 millones en la compra de activos bancarios, que empieza en noviembre.- El BCE avala las medidas.- Rajoy pide un "plan de rescate" para familias

El Gobierno empezará a comprar activos en noviembre y gastará hasta final de año entre 10.000 y 30.000 millones en ayudar a los bancos. Este es el resumen de las novedades relatadas por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en su comparecencia para convencer a los parlamentarios de que apoyen el plan de su Gobierno contra la crisis. En la votación posterior, que se ha celebrado poco antes de las 18.45 de este lunes, este plan de rescate ha sido mayoritariamente respaldado.

"Nada más lejos de querer crear una banca pública permanente" ha asegurado sobre la actuación de los estados de la zona euro en la presente crisis y su intervención en la economía, pero, ha continuado, en la presente situación, "la intervención pública es necesaria e insustituible", tanto como la "reordenación del sistema financiero mundial". Durante su segundo turno de palabra, Zapatero ha insistido en la bonanza de las medidas de regulación y la necesidad de reprimir "el afán de lucro insoportable" que hay en determinados agentes del sistema.

En estos momentos, la intervención pública es necesaria e insustituible

En su dos intervenciones, Zapatero ha repasado la génesis y desarrollo de toda la crisis a nivel mundial y las medidas adoptadas por su equipo de gobierno. En sus respectivas alocuciones, los portavoces del CIU, PNV, UPyD y ERC, además del PP, han mostrado su apoyo a las medidas, si bien todos han exigido que el plan se adopte con un control estricto. BNG e IU no lo han apoyado. Gaspar Llamazares, citando al multimillonario George Soros, ha explicado el voto en contra de su formación porque se trata de "meter el dinero público en el lugar equivocado".

Así, 320 diputados dieron su voto a favor al decreto para la creación del fondo de liquidez para la banca y la ampliación de 20.000 a 100.000 euros por cuenta y entidad del aval del Fondo de Garantía, mientras que cuatro escaños lo rechazaron y sólo uno se decantó por la abstención. Asimismo, la segunda de las normas, que plantea la concesión de avales de hasta 100.000 millones de euros, contó con 321 votos favorables y cuatro abstenciones. El pleno ha rechazado la tramitación de los decretos como proyecto de ley por la vía de urgencia.

Detalles sobre las medidas

Según ha anunciado el presidente del Gobierno, el Banco Central Europeo ha remitido al Ejecutivo un "informe favorable" sobre estas medidas. En su intervención Zapatero también ha asegurado que el fondo para comprar activos de "máxima" calidad a la banca española empezará a operar en noviembre. La compra estará aprobada por el Banco de España, que estudiará cada caso. De aquí a finales de año se ha aprobado un gasto para esta partida de 10.000 millones, ampliable a 30.000. Entre los activos adquiridos se incluyen "células hipotecarias" y se "primará la adquisición de activos de nuevo crédito", es decir, los otorgados después del 7 de octubre de 2008. La operación estará supervisada por el Ministerio de Economía y Hacienda con un comité gestor dirigido por Pedro Solbes.

Sobre la ampliación de la garantía de los depósitos, Zapatero ha asegurado que, en principio, "no era necesaria" pero que el Gobierno ha creído "conveniente reforzar la confianza de los depositantes ante la situación en otros países europeos". En resumen, ha asegurado el presidente del Gobierno, se trata de dos decretos leyes y la ampliación de las garantías de los depósitos. El objetivo es "poner a los bancos en situación de poder otorgar el crédito y la financiación necesarios", que son las únicas maneras, ha dicho, "de crear empleo". "Era necesario abrir nuevos cauces de financiación a las entidades para que beneficien a las empresas y familias", ha concluido.

"Plan de rescate para las familias"

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha explicado en el Congreso que apoya los decretos ley del Gobierno frente a la crisis económica "por responsabilidad" y "por el interés general de los españoles", pero exigió a cambio un "plan de rescate" para las familias. Rajoy ha iniciado su intervención criticando al Gobierno por lo que a su juicio es una reacción tardía ante la crisis y, de nuevo, le ha recordado al presidente del Gobierno sus palabras sobre la economía española y su posición en la Champions League. La crisis en España, a su juicio es "previa y profunda".

El líder de la oposición, como en cualquier otra oportunidad que ha tenido, incluido el encuentro de la semana pasada con Zapatero, ha pedido "concreción, garantías y controles" en la aplicación de las ayudas. Rajoy ha pedido que se prime la concesión de ayudas a las entidades que estén "dando más créditos a las familias". "Son medidas excepcionales para circunstancias excepcionales y requieren también controles excepcionales", ha repetido Rajoy, que ha incidido una y otra vez en el carácter internacional de las medidas. Además, el líder del PP ha pedido que no se olvide "la exigencia de responsabilidades por los posibles errores cometidos".