Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del ladrillo

Los promotores prevén que el precio de la vivienda se desplomará un 8% este año

Este "brusco ajuste" restará más de un punto al crecimiento del PIB y elevará el paro hasta el 9,5%, muy por encima de la previsión del Gobierno, según Asprima

El precio de la vivienda libre caerá un 8% en 2008 a causa del ajuste del sector inmobiliario, según las previsiones expuestas por el presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (Asprima), José Manuel Galindo.

Durante la presentación del estudio Planner-Asprima 2008, el presidente de los promotores madrileños ha añadido que el precio de la vivienda libre (obra nueva y segunda mano) registrará un "crecimiento cero" en 2009, lo que en términos reales (teniendo en cuenta el IPC) supondrá una disminución.

Los promotores madrileños consideran que este "brusco ajuste" del sector residencial afectará a 600.000 empleos en los próximos dos años, ya que en 2008 y 2009 se iniciarán 300.000 viviendas anuales, la mitad de las más de 600.000 que se comenzaron el pasado año.

En 2008 y 2009 se iniciarán unas 300.000 viviendas anuales, la mitad que el pasado año

Analistas Financieros Inmobiliarios pide a las administraciones medidas urgentes que "desatasquen las cañerías del sistema financiero", ya que el sector se enfrenta a una "sequía absoluta"

Según las previsiones de Asprima, esta reducción de empleo en la construcción supondrá un aumento de la tasa de paro hasta el 9,5% en 2008, frente al 8,6% de 2007 y muy por encima de las previsiones del Gobierno para este año, que la sitúan en el 8,2%.

Por ello, consideran que el sector constructor residencial restará 1,3 y 1,1 puntos al crecimiento del PIB para 2008 y 2009, que sitúan en torno al 2,4 y un 1,9%, respectivamente.

Un inventario actual de 400.000 viviendas

En este sentido, Galindo ha insistido en la necesidad de tomar medidas enfocadas a la economía en general, dado que la destrucción de empleo que se dé en la construcción "no podrá ser absorbida por otros sectores".

En cuanto a las propuestas destinadas a la construcción, Galindo ha explicado que la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE) pedirá al nuevo Gobierno medidas financieras y fiscales para absorber el inventario de 400.000 viviendas que tiene el sector en la actualidad, "al igual que se ha hecho en Estados Unidos, donde comenzó la crisis financiera".

También ha reclamado otra serie de iniciativas para incentivar la construcción de inmuebles, como políticas de vivienda, agilizar la gestión urbanística y generar confianza a los compradores.

Por su parte, el consejero delegado de Analistas Financieros Inmobiliarios, Ángel Berges, ha insistido en que las administraciones "tienen que hacer algo", tomar medidas urgentes que "desatasquen las cañerías del sistema financiero", ya que el sector constructor se enfrenta a una "sequía absoluta de los mercados".

Berges ha apuntado que este "bache" que sufre la actividad constructora pasará en dos o tres años, porque "hay una demanda latente que saldrá al mercado".