Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Air France-KLM advierte a los sindicatos de Alitalia que no está obligado a comprar la aerolínea

El punto más espinoso de las negociaciones es el plan industrial, que prevé un recorte de 1.600 puestos de trabajo

El presidente de Air France-KLM, Jean-Cyril Spinetta, se ha reunido hoy en Roma con los sindicatos representados en Alitalia, a los que ha advertido de que el grupo franco holandés no está obligado a comprar la aerolínea italiana y que su interés es crear un importante grupo mundial.

Así lo han asegurado fuentes de Air France-KLM, según medios locales italianos, que han señalado que las negociaciones con los sindicatos, que han comenzado a media tarde de hoy, se presentan "duras" ya que desde el primer momento "han saltado chispas".

Spinetta ha acudido a la reunión junto con el consejero delegado de Alitalia, Maurizio Prato, y, según las fuentes, ha reiterado que sin el consenso de los sindicatos no están obligados a comprar.

También les ha garantizado que Alitalia no perderá "la italianidad" y que el proyecto es enmarca en un "gran grupo" que pueda operar en un mercado cada vez más competitivo y pueda afrontar la próxima liberalización del sector.

El nudo principal de las negociaciones entre Air France-KLM es el de los despidos. El plan industrial prevé un recorte de 1.600 puestos de trabajo de los 11.000 de Alitalia Fly, que se ocupa del sector aéreo, pero se desconoce qué ocurrirá con los 6.000 empleados del sector de mantenimiento y administración del grupo (Alitalia Servizi).

Según fuentes sindicales, los 1.600 despidos anunciados afectarán a 500 pilotos, 600 asistentes de vuelo y 500 asistentes de tierra.

Las mismas fuentes han alertado que están en peligro unos 5.000 empleos de Alitalia Servizi.

El acuerdo de integración de Alitalia en Air France-KLM contempla que la sociedad italiana Fintecna pase del actual 49% a controlar el 80% de Alitalia Servizi.

De momento, se desconoce cuánto durarán las negociaciones con los sindicatos, que han comenzado en medio de protestas de los empleados que se han enfrentado a la policía en la sede central de Alitalia, en Roma, y un día después de que el Gobierno dimisionario de Romano Prodi aprobara ayer la oferta de Air France-KLM por el 100% de Alitalia.