Metrovacesa apuesta por el negocio patrimonial y se olvida de la promoción de viviendas

La constructora reduce un 30% sus beneficios en 2007 por la escisión de la francesa Gecina

Metrovacesa ha logrado en 2007 un beneficio neto de 1.255 millones de euros, lo que supone un descenso del 29,9% con respecto a los 1.791,5 millones de euros logrados un año antes. De cara al futuro, la constructora ha hecho público su plan de inversiones hasta 2010 en el que apuesta decididamente por los proyectos de oficinas y centros comerciales en detrimento del sector residencial.

Según ha comunicado hoy la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), este resultado se debió a que la actividad de la sociedad francesa Gecina sólo se contabilizó medio año, mientras que en 2006 se contabilizó todo el ejercicio.

Más información

Esta situación es fruto del acuerdo de separación alcanzado por la compañía. El 19 de febrero de 2007, los dos grupos accionariales de referencia (Joaquín Rivero y Bautista Soler frente al Grupo Sanahuja) suscribieron un Acuerdo de Separación Empresarial y Societaria con objeto de promover el proceso de división del Grupo Metrovacesa.

En 2007, los ingresos de la constructora han avanzado un 35,4%, hasta alcanzar los 1.491,3 millones de euros. En esta partida destacan los ingresos de alquiler, que han ascendido a 256,9 millones, un 27,1% más.

Las ventas de inmuebles han llegado hasta los 578 millones, debido fundamentalmente a la venta de varios proyectos de oficinas en Madrid a la sociedad Bami Newco.

Por su parte, las ventas de promoción residencial se han mantenido prácticamente "estables", totalizando 611,1 millones de euros en 2007.

Mientras, las ventas de suelo han aportado al grupo 37,2 millones, con un precio de venta un 23,5% superior al precio de valoración de 2006.

Apuesta por el sector patrimonial y menos promociones de vivienda

De cara al futuro, el grupo constructor ha anunciado que invertirá 3.937 millones en su nuevo plan estratégico 2008-2010, al que ha puesto el significativo nombre de Fénix (el ave que nació de sus cenizas), fomentando su negocio de patrimonio en detrimento de la promoción de viviendas con el objetivo de convertirse en una de las cinco primeras inmobiliarias europeas.

Para lograrlo, la constructora se centrará en proyectos de oficinas y centros comericales en las principales economías europeas: Alemania, Reino Unido, Francia y España.

Asimismo, Metrovacesa prevé cerrar 2010 con activos valorados en 17.313 millones, un 90% de patrimonio y repartido en distintos países europeos, pero también elevará su endeudamiento hasta los 9.317 millones de euros, lo que arroja un apalancamiento (deuda sobre valor de activos) del 52%.

En cuanto a resultados económicos, estima que alcanzará un beneficio neto de 884 millones de euros al final del periodo del plan, lo que arrojará un incremento del 22% respecto a 2008, el primero tras su escisión, cuando ganará 593 millones.

Bajo un proceso de OPA

Metrovacesa está actualmente pendiente de la que CNMV apruebe la oferta pública de adquisición (OPA) que la familia Sanahuja, su primer accionista, ha lanzado sobre el 100% de su capital social.

Se trata de una OPA obligatoria tras superar los Sanahuja el umbral del 50% en la empresa, si bien prevén reducir su participación hasta un ratio de entre el 50% y el 60% y mantener a Metrovacesa cotizando en bolsa.

Metrovacesa ha cerrado la sesión de hoy en la Bolsa prácticamente plana, con un descenso del 0,06%, hasta los 82,55 euros.

Lo más visto en...

Top 50