Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cómo un microcrédito te puede cambiar la vida

Los pequeños préstamos son en muchos casos la única oportunidad mejorar las condiciones de vida de las mujeres rurales en los países pobres

Hace un año, el profesor Muhammad Yunus y el Banco Graneen de Bangladesh obtuvieron el Premio Nobel de la Paz gracias a su apuesta por los microcréditos, una herramienta que se ha demostrado muy eficaz en la lucha contra la pobreza, especialmente en el medio rural.

Muchos han logrado grandes cambios en sus vidas con apenas un poco de dinero. Los microcréditos consisten en préstamos de pequeñas cantidades de dinero, generalmente menos de 100 dólares, hechos a campesinos pobres en países en desarrollo quienes normalmente no reunirían las condiciones para acceder a créditos bancarios.

Por tanto, es ésta la única vía con que ellos cuentan para establecer un negocio o financiar proyectos laborales y hacerse de una fuente de ingresos.

La ferretería de Joyce Wafukho

En un reciente reportaje, BBC Mundo cuenta la historia de Joyce Wafukho, una mujer de 30 años que descubrió que no había ferretería en el mercado de su pueblo en Kenia. Mary Ellen Iskenderian, directora de la organización no lucrativa Banco Mundial de la Mujer, cuenta como Wafukho pidió dinero prestado a sus familiares y empezó a vender clavos y tornillos en un puesto.

Pero Joyce necesitaba una inversión más fuerte. "Aunque trató, no pudo conseguir un crédito bancario de ninguna manera", recuerda la funcionaria. En ese momento, oyó hablar del fondo Financiero de Kenia para las Mujeres (KWFT por sus siglas en inglés), y pidió un préstamo de 70 dólares que revolucionó su negocio, mejoró las perspectivas de sus hijos y permitió a su hermana estudiar un doctorado para finalmente crear empleos en la comunidad.

Siete años después, Joyce tiene más de 20 empleados en su ferretería, dice Iskenderian. Esta una de las partes más emocionantes", agrega. "El empleado más reciente es su esposo, que se había tenido que ir a trabajar como policía en otro poblado".

Los microcréditos consiguen así en muchos casos no sólo ayudar a las mujeres, sino también reunir a las familias.

Yunus, el banquero de los pobres

Muhammad Yunus, es un economista bengalí que en 1983 fundó el Banco Graneen, una institución pionera en la concesión de microcréditos para las personas de escasos recursos, especialmente las mujeres bengalíes. El profesor Yunus, de 66 años, tuvo la valentía de plantearse desde el punto de vista financiero la profunda inmoralidad de un desarrollismo que consiente la muerte diaria y evitable de casi 30.000 niños o la ausencia de la escuela de otros 120 millones. En la actualidad se pueden conseguir microcréditos en muchas otras partes del mundo, de Pakistán a Filipinas.

El Comité noruego dio el año pasado un giro alentador al sacar el Nobel de la Paz del estricto ámbito político y premiar a Mohamed Yunus, el economista ideador hace 30 años de los microcréditos. Estos minúsculos préstamos sin garantías, a veces de una cantidad tan irrisoria como 10 dólares, han conseguido sacar de la miseria a millones de personas, sobre todo mujeres.

Más información