Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El caso de las 'cuentas secretas' del BBV

El Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional celebra hoy la primera sesión del juicio oral contra el ex presidente del BBVA Emilio Ybarra y otros cuatro ex directivos de la entidad por un delito continuado de falseamiento de cuentas anuales por las denominadas ''cuentas secretas'' que la entidad tenía en varios paraísos fiscales

¿Por qué este caso se conoce como el de las cuentas secretas?

Desde 1987 hasta 2000 el BBV tuvo una contabilidad oculta y paralela a la oficial en los paraísos fiscales de Jersey, Liechtestein y las Islas Caimán. El BBV la liquidó y legalizó en enero de 2001, tras la fusión con Argentaria. La primera salida de dinero del circuito financiero fue en 1987, cuando Banco de Vizcaya compra acciones de autocartera desde el paraíso fiscal de Jersey. Tras la fusión con Banco de Bilbao, esa cantidad no se regulariza, y sigue utilizándose durante los años 90 en operaciones secretas, como la compra y venta de acciones de Argentaria, entidad con la que se fusiona el BBV en 1998 o la toma de control de bancos en América Latina. Cuando Francisco González, actual presidente del BBVA, conoce por Emilio Ybarra la existencia de las cuentas, insiste en su regularización. La primera contabilidad llega en enero de 2001 y se da a conocer al Banco de España, que empieza una larga investigación.

¿Cómo se desarrolló la investigación?

Más de un año después de conocer la existencia de las cuentas, el 15 de marzo de 2002, el Banco de España abre un expediente disciplinario a la entidad. El expediente incluye a 18 antiguos miembros de la Comisión Delegada Permanente y a otros consejeros o altos cargos, entre ellos Emilio Ybarra, quien había dejado la presidencia del banco tres meses antes. El caso adquiere una nueva dimensión cuando, a petición del Banco de España, el juez Garzón abre la vía penal y se hace cargo de la instrucción del caso de las cuentas secretas. Garzón imputa a los 22 directivos del BBV beneficiarios de los planes de pensiones creados desde uno de los paraísos fiscales y a otros 5 miembros del banco relacionados con la operativa de las cuentas. La Fiscalía Anticorrupción pide la imputación del actual consejero delegado del BBVA, José Ignacio Goirigolzarri y del que era secretario de Estado de Hacienda, Estanislao Rodríguez-Ponga, que Garzón desestima.

¿De qué delitos se les acusa?

La Fiscalía acusa a los directivos de un delito continuado de falseamiento de cuentas anuales, iniciado en 1987, cuando el Banco de Vizcaya decidió abrir unas cuentas por valor de 224 millones de euros en la Isla de Jersey destinadas a financiar la recompra de acciones del banco.

¿Cómo ha influido este caso en el BBVA?

Las cuentas secretas motivaron un cambio radical en el organigrama directivo del banco. Del consejo de administración salió, en sucesivas oleadas de dimisiones, el núcleo que provenía del antiguo BBV. La dirección del BBVA quedó en manos del lado más "débil" cuando se produjo la fusión con Argentaria en 1998. Francisco González quedó como presidente único y diseñó un nuevo consejo en lo que fue titulado como "una nueva etapa". También abandonaron el núcleo del BBV los consejeros de sociedades participadas que representaban al banco. Emilio Ybarra abandonó la vicepresidencia de Repsol-YPF, José Domingo Ampuero, la de Iberdrola, y Pedro Luis Uriarte, el consejo de Telefónica.

El proceso del juez Garzón

Entre finales de mayo y principios de junio de 2002 pasaron por el juzgado de instrucción número 5 todos los ex consejeros del banco procedentes del BBV para declarar como imputados y nueve ex directivos como testigos. Destacó la comparecencia de Emilio Ybarra, que el 18 de junio de 2002 asumió su responsabilidad en la toma de decisiones sobre las cuentas secretas. Francisco González, actual presidente del BBVA, insistió en que nunca estuvo informado de las cuentas.