Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las prejubilaciones en la Administración no irán en función de la edad, según Solbes

El vicepresidente segundo del Gobierno afirma que la preocupación del Ejecutivo es modernizar la adminstración

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, asegura que el plan de prejubilaciones para los funcionarios de la Administración Central que estudia el Ejecutivo en ningún caso se aplicará en función de la edad de los trabajadores, sino de las necesidades de la Administración.

En una entrevista concedida a EFE, Solbes ha afirmado que "nadie está hablando de que todos lo funcionarios por encima de una determinada edad vayan a jubilarse, no se está planteando eso en absoluto". La preocupación del Gobierno no es la prejubilación de los funcionarios, sino la modernización de la Administración, explica Solbes.

El ministro ha recordado además que se han trasladado recursos y funciones muy importantes a las comunidades autónomas y la Administración central "se ha quedado lo que no se ha trasladado" y ello, dijo, "exige una reflexión". En opinión del vicepresidente, hay que pensar si la Administración Central que tenemos es la óptima para el Estado central que queremos en el futuro.

Modernizar la Administración

Solbes ha afirmado además que la incorporación de las nuevas tecnologías ha cambiado las características que deben reunir los funcionarios y la naturaleza de su trabajo. En este contexto, dijo, es donde entra la reflexión de si tiene sentido un ajuste de personal "dentro de un problema global", y que, en este marco, la posibilidad de un plan de prejubilación "sigue abierta".

El pasado 13 de junio el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, anunció un plan de "rejuvenecimiento" de la administración central con "jubilaciones anticipadas e incentivadas" para adecuar el capital humano a las necesidades de los ciudadanos. Sevilla precisó que la edad media de los trabajadores de la Administración General del Estado es de 47 años y que el plan, voluntario, podría aplicarse a los empleados de entre 58 y 64 años: unas 25.000 personas.