Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE lanza un ultimátum a Microsoft y le amenaza con medidas anti monopolio

El gigante informático se ha apresurado a responder que se toma "muy en serio" la advertencia de Bruselas y espera responder "detalladamente"

La Comisión Europea está a punto de cerrar su investigación sobre el supuesto abuso de posición dominante de Microsoft y le ofrece una última ocasión de presentar alegaciones. El Ejecutivo comunitario le advierte de que, si no pone remedio, le obligará a publicar el código de su software para servidores y a desligar de Windows su reproductor Media Player.

La Comisión Europea ha elaborado una serie de medidas que impondrá a Microsoft para corregir el abuso de posición dominante que el gigante estadounidense mantiene en el mercado europeo. El Ejecutivo comunitario ofrece a la empresa de Bill Gates "la última oportunidad" de presentar alegaciones antes de obligarle a compartir información crucial de su sistema con sus rivales y de requerirle que mantenga una competencia "más justa" en el sector de los reproductores de música y vídeo. El gigante informático, que tiene un mes para contestar al escrito, se ha apresurado a avanzar que se toma "muy en serio" la última advertencia de Bruselas, a la que responderá cuando reciba la comunicación de las quejas finales, según ha asegurado su portavoz Jim Desler.

En un comunicado se asegura que el equipo del comisario europeo de Competencia, Mario Monti, ha reunido nuevas pruebas que confirman la conclusión de que Microsoft está utilizando su posición dominante en el mercado de los ordenadores personales como "palanca" para imponerse en el de los servidores de gama baja. Además, indica que al incorporar Windows Media Player a su sistema operativo Windows, "debilita la competencia basada en la calidad del producto, ahoga la innovación y, en definitiva, reduce las opciones de los consumidores". Con todo ello, el Ejecutivo ha enviado el pliego final de cargos a la empresa. La respuesta a este escrito es la última ocasión de Microsoft para evitar medidas contundentes.

Contactos con empresas

La Comisión explica que se ha puesto en contacto con un "número considerable" de empresas de todos los tamaños y sectores, una mayoría abrumadora de las cuales aseguró que la imposibilidad de conocer el código de la interfaz, necesaria para que los servidores competidores puedan dialogar sin problemas con los ordenadores y servidores gestionados por Windows, "había en efecto alterado artificialmente su decisión en favor de los productos de Microsoft".

El comunicado pone también el acento en los programas de reproducción de audio y vídeo. El Ejecutivo concluye que, tras consultar con las empresas, "la omnipresencia de Windows Media Player en los ordenadores personales modifica artificialmente su estrategia de desarrollo en favor de Microsoft". Para corregirlo ofrece a Microsoft dos salidas: o bien el programa deja de formar parte del sistema operativo, o bien incluye en Windows los reproductores de la competencia. Cualquiera de las dos soluciones garantizaría "que los consumidores tengan unas posibilidades de elección razonables de programa para descargar ficheros de audio y vídeo", indica el comunicado de la Comisión.

Cinco años de investigación

La investigación europea sobre Microsoft se remonta a 1998, cuando Sun Microsystems presentó una denuncia sobre la entrada de la empresa de Bill Gates en el mercado de los servidores y el hecho de que la inclusión de Media Player en Windows le confería una ventaja sobre la competencia.

La Comisión, sin embargo, cesó en sus trabajos hasta finales del año pasado, para esperar a que la justicia estadounidense dictara sentencia en el caso contra Microsoft por abuso de posición dominante en el que se le acusaba de las mimas prácticas. El Ejecutivo reanudó sus trabajos el pasado noviembre, cuando el tribunal encargado del proceso dio por bueno el pacto entre el Gobierno de EE UU y la compañía que, sin embargo, fue criticado por tibio por sus competidores.