Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FISCALIDAD

El Gobierno estudiará una reducción de los tramos impositivos en la próxima reforma del IRPF

El Proyecto de Ley para la reforma del impuesto será enviado al Parlamento en el primer semestre del próximo año y entrará en vigor en 2003

Montoro, que ha participado en la Jornada 'Una política fiscal para España', organizada por la Cámara de Comercio de Madrid, ha aclarado que "todavía es prematuro" indicar en qué consistirá la reforma del IRPF señalada por Aznar en el debate sobre el Estado de la Nación.

No obstante, el ministro ha reconocido que el Gobierno podría estudiar la reducción de los tramos de que consta el impuesto, siempre guardando las condiciones de equidad. "Hay que estudiar las consecuencias de la liquidación de la campaña del IRPF de 2000 y entonces tendremos dos ejercicios, y podremos ver cómo se ha comportado este impuesto en cada tramo. Entonces podremos decidir el número de tramos que tendrá el nuevo IRPF", declaró Montoro.

Esta reducción de los tramos, que podrían quedar limitados a tres para cumplir así la promesa electoral realizada en 1996 por el Partido Popular en su Programa Electoral, iría pareja a la rebaja del tipo máximo del IRPF del 48 al 46% y del mínimo del 18 al 15%, según fuentes del Ejecutivo.

Montoro ha confirmado que el Proyecto de Ley para la reforma del IRPF será enviado al Parlamento en el primer semestre del próximo año y entrará en vigor en 2003. El ministro ha explicado que el Gobierno está en condiciones de "acometer la próxima reforma del IRPF" dado el proceso de saneamiento de las cuentas del Estado y el éxito de la campaña de la renta, cuyo ritmo de devoluciones "ha crecido un 200%".

Supresión del IAE

El Ejecutivo remitirá al Parlamento también en el primer semestre de 2002 la reforma del Impuesto de Sociedades y la supresión del Impuesto de Actividades Económicas (IAE), para que entre en vigor en el año 2003.

En cuanto a los incentivos a los planes privados de pensiones mencionados por Aznar en el debate sobre el Estado de la Nación, el ministro ha explicado que, a través del diálogo social, el Gobierno pretende que se desarrolle la figura del salario diferido. Ésta consistiría en enviar parte de los honorarios mensuales a un fondo de pensiones, de forma que "millones de trabajadores que individualmente no puedan ahorrar tengan derecho de disfrutar, cuando se retiren, de una pensión privada junto a la pública".