Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lleida extiende el toque de queda comercial al barrio de Universitat

El Ayuntamiento de Lleida, cuyo alcalde es Àngel Ros (PSC), ha decidido ampliar el toque de queda comercial a los establecimientos del barrio de Universitat para evitar problemas de convivencia con los vecinos. Los comercios, la mayoría dirigidos por inmigrantes, tendrán que estar cerrados entre las diez de la noche y las siete de la mañana. La misma medida ya se está aplicando desde el verano en el barrio antiguo y en las calles próximas a la anterior mezquita, actualmente desahuciada por impago.

El Consistorio leridano, a través de un decreto de alcaldía, acotará el horario nocturno por razones de orden público. La medida afecta a los comercios de la zona más conflictiva, bautizada por los vecinos como triángulo de las Bermudas, entre las calles de Maragall, Joan Baiget, Ciutat de Fraga, Doctor Combelles y adyacentes.

Los vecinos de esa zona, en otros tiempos una de las más tranquilas de la ciudad, vienen denunciando desde hace meses molestias y aumento de la delincuencia y la venta de droga. La semana pasada se manifestaron y ayer volvieron a hacerlo para reclamar soluciones policiales, ya que aseguran que no basta con la limitación de horarios. También ha sido criticado el permiso municipal concedido para la apertura de un centro de culto evangelista en la calle del Bisbe Messeguer, que será dirigido por ciudadanos senegaleses.

Medida extraordinaria

Con esta limitación de horarios, el Ayuntamiento pretende aplacar la ira de los vecinos y señala que la medida se basa en informes elaborados por la Guardia Urbana, que recomienda el cierre nocturno de los locales para reducir los problemas de convivencia y de seguridad ciudadana.

El Consistorio señala que esta "medida extraordinaria" deja sin efecto las excepcionalidades a las cuales podían acogerse los establecimientos para abrir durante toda la noche y estará vigente hasta finales de este año, sujeta a prórrogas.

La teniente de alcalde de Urbanismo, Marta Camps, ha manifestado que la medida afecta sobre todo a los establecimientos denominados de conveniencia, tiendas de alimentación y peluquerías, cuya actividad nocturna puede crear problemas. La policía local ha realizado 1.396 actuaciones en el barrio de Universitat en el último año, de las cuales 258 fueron por actos incívicos, 226 por cuestiones de seguridad, como peleas en la calle o robos, y 109 por incumplimiento de la ordenanza de civismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de enero de 2012