Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El 'caso Urdangarin'

Hacienda pone bajo sospecha a la empresa de Urdangarin y la Infanta

La Oficina Antifraude investiga un supuesto engaño al margen del 'caso Nóos'

La Oficina Nacional de Investigación del Fraude de la Agencia Tributaria abrió hace más de ocho meses un expediente por sospechoso movimiento de dinero en billetes de alta denominación (147.800 euros en billetes de 500) entre el Instituto Nóos, presidido hasta 2006 por Iñaki Urdangarin, y la empresa Aizoon, propiedad del duque de Palma y de su esposa, la infanta Cristina. Tras las primeras comprobaciones en torno a esa operación, cuya investigación continúa abierta, la Agencia Tributaria considera que "no se ha justificado el destino del dinero sacado en efectivo" y sugiere que los implicados han intentado engañar a los inspectores. No obstante, dado que el juez del caso Palma Arena se ha interesado por ese expediente, la Agencia Tributaria se lo remitió hace más de un mes y le preguntó el pasado 14 de diciembre si suspendía el procedimiento o continuaba con el mismo, en cuyo caso solicitaba al juzgado toda la información que pudiera estar relacionada con la investigación fiscal abierta.

La Inspección sostiene que no se ha justificado el destino del dinero

La investigación es por mover billetes de 500 y no por el 'caso Palma Arena'

El socio del duque aseguró que le pagó 147.800 euros y luego se desdijo

El yerno del Rey se mantuvo en las cuentas bancarias de Nóos hasta 2008

El expediente abierto a las empresas del duque de Palma por parte de la Agencia Tributaria no estaba vinculado al caso que instruye el juzgado de Palma por apropiación indebida de fondos públicos y por el que se ha imputado a Iñaki Urdangarin, aunque el juez lo ha incorporado ahora al sumario por su posible vinculación con los delitos que se persiguen.

Hace más de siete meses que la Agencia Tributaria se puso a investigar un caso de sospechoso movimiento de dinero en billetes de 500 euros que se produjo el 20 de junio de 2008 cuando Ana María Tejeiro, esposa de Diego Torres, el socio de Iñaki Urdangarin en la trama de empresas con las que supuestamente se desviaron fondos públicos, sacó 147.800 euros de una cuenta corriente del Instituto Nóos. Solo dos semanas después, Tejeiro ingresó esa misma cantidad en el mismo banco y en la misma cuenta.

El 22 de junio de 2011, el representante legal de Nóos, Luis Tejeiro, le contó a los inspectores de Hacienda que "debido al miedo de que pudiera afectarles la crisis bancaria que estaba sucediendo ese año" sacaron ese dinero en efectivo para tenerlo y poder pagar con él a la empresa Aizoon, propiedad del duque de Palma y la Infanta, a la que le adeudaban esos 147.800 euros desde finales de 2005 por sus trabajos de apoyo logístico al evento celebrado en Baleares y organizado por Nóos. A las dos semanas, según el relato de Tejeiro, "dándose cuenta de la ineficiencia de esa operación, volvieron a ingresarlo en la misma cuenta para hacer el pago a Aizoon a través de bancos".

Para contrastar esta versión de los hechos, la Inspección Tributaria envió un requerimiento a Aizoon, la otra parte de la historia, donde pedían distinta información sobre la sospechosa operación. Aizoon no contestó al primer requerimiento, del 4 de agosto, y Hacienda insistió con un segundo llamamiento el 14 de septiembre de 2011. En esas fechas, Urdangarin, dueño de Aizoon, ya sabía que había una investigación judicial abierta por sus negocios en Nóos, y que su socio en ese instituto sin ánimo de lucro estaba imputado por delitos muy graves relacionados con la corrupción.

Aizoon respondió a través de su representante legal el 3 de octubre de 2011 y sostuvo que "aún no había cobrado los 147.800 euros por desacuerdo entre las partes". Los inspectores de Hacienda destacan que pese a ese impago, el representante de Aizoon declaró que no había "reclamación judicial ni notarial" de ese dinero no cobrado. En la comparecencia del representante legal de Aizoon, los inspectores hicieron algunas preguntas sobre el contenido del servicio prestado a Nóos que costaba 147.800 euros y recibieron una respuesta evasiva: "Consistió en la captación por parte de Aizoon de los distintos proveedores que necesitaba el Instituto Nóos para llevar a cabo un congreso, en concreto de conferenciantes, de agencias de viajes, de hoteles, entre otros. Aizoon no asumía los costes de contratación de los proveedores sino que únicamente realizaba tareas de intermediación y gestión de problemas diarios".

Por este trabajo, Aizoon facturó a Nóos en 2005 un total de 556.300 euros. Nóos cobró 1,2 millones del Gobierno balear para organizar el congreso de turismo y deporte. Casi la mitad se lo llevó Aizoon por "tareas de intermediación".

El representante de la empresa de los duques de Palma aseguró a los inspectores que si las facturas giradas a Nóos no se habían cobrado íntegramente fue debido a que "el Instituto Nóos determinó en un momento dado que los ingresos que obtenía por la realización del congreso para el que había contratado a Aizoon eran inferiores a los previstos inicialmente y Nóos decidió dejar de pagar la factura a Aizoon porque consideraba que el importe era demasiado elevado y no podía hacer frente al mismo".

Solo dos días después de que Aizoon (la empresa del yerno del Rey y la Infanta) desmintiera que el dinero llegara a su caja, Luis Tejeiro, el representante de Nóos, ofreció una nueva versión a Hacienda: "Aunque la intención inicial era destinar el dinero al pago pendiente de la factura, dicho pago no se ha realizado a día de hoy sino que los 147.800 euros han quedado a disposición de Diego Torres, presidente del Instituto Nóos". Torres, según las explicaciones de Tejeiro, había decidido presentar declaraciones complementarias de IRPF de 2008 y del IVA del cuarto trimestre de ese mismo año que sumaban exactamente los 147.800 euros.

Hacienda cruzó sus datos y comprobó algunos aspectos curiosos de esta operación sospechosa. Aizoon cambió su domicilio fiscal entre el primer requerimiento que recibió en agosto de 2011 y el segundo de septiembre de ese mismo año. Su nuevo domicilio era el mismo del Instituto Nóos, la entidad con la que supuestamente mantenía discrepancias por el cobro de 147.800 euros.

El expediente de Hacienda acredita que Iñaki Urdangarin deja la presidencia del Instituto Nóos en 2006 (por indicación del Rey, alarmado ante las preguntas que la oposición hace al Gobierno balear sobre los negocios de su yerno), pero "no obstante, sigue vinculado a sus cuentas bancarias hasta 2008". "Además", insiste la Agencia Tributaria, "en el ejercicio de 2008 aparece junto a Diego Torres en la Fundación Arete. Esto es totalmente contradictorio a las disputas que, según el representante autorizado del Instituto Nóos, tenían entre ambos mediante sus sociedades para el cobro/pago de una factura relacionada con el Fórum Illes Balears (incluso amenaza de demanda)".

La conclusión provisional de la investigación sobre el sospechoso movimiento de dinero en efectivo y en billetes de 500 euros fue que "la Inspección no considera justificado el destino del dinero". Y señala las siguientes razones: "El Instituto Nóos indicó a la inspección que se destinó para el pago de una factura a Aizoon. No obstante, tras requerir la Inspección a Aizoon y antes de que estos vinieran a la primera visita, el Instituto Nóos indicó que el efectivo se lo había quedado Diego Torres, regularizando su IRPF de 2008, así como el IVA del citado ejercicio, puesto que lo declaró como rendimientos de actividades económicas. En segundo lugar, la factura que es objeto de discordia data de 2005 y los movimientos son de 2008. Aizoon manifestó a la Inspección que no la había cobrado y, en justificación, aportó la contabilidad en la que la Inspección verificó que a fecha 30 de diciembre de 2008 se da de baja como gasto parte de la factura. El resto se mantiene contabilizado. No obstante, no existe ningún tipo de reclamación del pago de la misma al Instituto Nóos, el cual, a su vez, reconoce que Aizoon le prestó el servicio".

La inspectora jefa del equipo que ha investigado la operación firmó el informe el 29 de noviembre pasado aclarando que había hecho el trabajo "con la poca información obtenida del Instituto Nóos, de Aizoon y de lo dispuesto en la base de datos de la Agencia Tributaria".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de enero de 2012