Álava descarta gravar las rentas y sugiere recortes sociales ante la caída de ingresos

La Diputación de Álava, gobernada por el PP, no prevé seguir los pasos de sus compañeros de partido en Madrid aplicando la subida del IRPF en el territorio. El diputado general, Javier de Andrés, afirmó ayer que no contempla subir la presión fiscal más allá de lo estipulado en la norma tributaria pactada con su homólogo vizcaíno. Así las cosas, la presión fiscal sobre las rentas más altas en Gipuzkoa, gobernada por Bildu, será más parecida a la del resto de España que en Bizkaia y Álava.

"No contemplo ninguna otra modificación del sistema fiscal alavés en 2012", aseguró De Andrés en Radio Euskadi, donde sugirió posibles recortes en materia social si la recaudación prevista no termina cumpliéndose. "Hemos hecho un planteamiento muy austero, salvo en Bienestar Social, que es el que se ha librado con un incremento del 2%", recordó sobre las cuentas antes de añadir: "Si a lo largo de 2012 bajan los ingresos, habrá que revisarlo todo, la realidad es esa". También se mostró contrario a un eventual control del gasto desde el Gobierno central.

Sobre la intención de Industria de no cerrar la central de Garoña en 2013, De Andrés eludió secundar al alcalde de Vitoria, Javier Maroto, que pide su cierre. No obstante, dijo considerar un "error" pensar en prórrogas de varios años -el Consejo de Seguridad Nuclear expide autorizaciones por periodos de diez años- y opinó que el control debería de ser "constante". "Y si se tienen garantías, quizás tenga sentido que siga funcionando", añadió. Además, lamentó que Bildu no participara en el homenaje al jefe del Cuerpo de Miñones asesinado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS