Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos 'goyas' sin cuota de mercado

Las películas más votadas por la Academia funcionaron a medio gas en la taquilla de 2011 - Almodóvar, Urbizu, Maíllo, Zambrano y Mateo Gil se disputarán las estatuillas

El gusto del público no tiene por qué coincidir con el de los profesionales de la Academia de Cine. Y, de hecho, no coincide. Las películas más taquilleras no tienen por qué gozar de los votos de los miembros de la institución de cara a los premios Goya. Y no gozan de ellos.

Ayer la Academia respaldó, con sus candidaturas a la XXVI edición de los premios, algunos de los títulos que no han gozado o han gozado poco del agrado del público. A la vez, ignoró la película que en cierta forma salvó las cuentas del cine español de 2011, Torrente 4: lethal crisis, de Santiago Segura. Con 19, 6 millones de euros recaudados, la última criatura de Segura no rascó ayer ni una sola de las 28 candidaturas anunciadas por los actores Lluís Homar e Imma Cuesta.

En cambio, los miembros de la Academia dieron su apoyo decidido al western Blackthorn, sin destino -dirigido por Mateo Gil- con 11 candidaturas, entre ellas las de mejor película y dirección; una cinta que se llevó un buen resbalón en la taquilla, con apenas 63.000 espectadores. Algo similar ocurre con las nueve nominaciones otorgadas a La voz dormida, ese viaje al pasado trágico del franquismo dirigido por Benito Zambrano, que con 300.000 espectadores no cubrió las expectativas creadas en el circuito de salas. El dedo ungidor de la Academia fue ayer una especie de consuelo para los afectados. "Da mucha pena que una película no se vea, pero te anima el hecho de que tus compañeros la premien con estas candidaturas. Es una especie de reafirmación. Nos pone de nuevo en marcha", aseguró Mateo Gil. Poco antes, Zambrano también había confesado su decepción por la escasa aceptación del público hacia su película. "El público va a ver las películas que quiere. Ese es el premio o el castigo pero la verdad es que yo me esperaba que La voz dormida, basada en una novela maravillosa [de Dulce Chacón], hubiera tenido mejor taquilla", explicó.

Siguiendo la estela del espaldarazo a los menos amados por el público, la Academia también premió de manera contundente -12 candidaturas- a la arriesgada propuesta del director novel Kike Maíllo, Eva, un triángulo amoroso en el futuro, con robots de por medio, que pasó casi desapercibida -132.000 espectadores a pesar de las excelentes críticas-. Lo mismo sucedió con Verbo, el primer largometraje de Eduardo Chapero Jackson, una gran producción de Telecinco con un sonado fracaso en taquilla. Verbo consiguió ayer tres candidaturas: mejor dirección novel, canción original y actriz revelación para Alba García. "El mejor premio sería el de que se volviera a proyectar en los cines", confesó esperanzado Chapero Jackson. Ayer ya se anunció que La voz dormida o Blackthorn volverán en breve a las salas de cine. Y hoy se decidirá el destino de Eva.

Algunas de las votaciones de la Academia sí que coincidieron relativamente con los gustos del público. Este fue el caso de La piel que habito, de Pedro Almodóvar, y No habrá paz para los malvados, de Enrique Urbizu. La piel que habito, que parte con el mayor número de candidaturas -16, entre ellas mejor pelicula, director, guión adaptado, actor y actriz protagonista...- ha sido vista por cerca de 700.000 espectadores, mientras que No habrá paz para los malvados, con 14 nominaciones -también mejor pelicula, realizador, guión original, música y actor protagonista- ha vendido unas 685.000 entradas.

Por último, cabe resaltar la nominación de Woody Allen para el Goya al Mejor guión original por su trabajo en Midnight in Paris... aunque la película, de titularidad española y producción de Mediapro, había sido convenientemente presentada a todas las categorías, incluidas las de Mejor película y Mejor director. Pero los académicos la han descartado de las grandes recompensas.

Queda claro que la gala de los Goya, el 19 de febrero próximo, será reñida. "Será un momento de tensión interesante", reconoció ayer Agustín Almodóvar, quien calificó de "gran halago por parte de los académicos" la consecución de esas 16 candidaturas. Él y su hermano Pedro volvieron a la Academia en abril, tras siete años de distanciamiento. ¿Qué mejor reconciliación que la noticia de esas 16 opciones al deseado cabezón del cine español?

Abrazo a los Almodóvar

Fue un abrazo público y cálido. El que se dieron ayer los hermanos Almodóvar y la Academia de Cine. Fue un reencuentro largamente esperado. Tras siete años fuera de la institución -abandonaron con gran alboroto la Academia en 2004, en protesta por el sistema de votación que regía entonces en los Premios Goya-, los Almodóvar decidieron volver en abril pasado. El retorno de entonces fue silencioso, al contrario del vivido ayer cuando los miembros de la Academia premiaron La piel que habito, dirigida por Pedro Almodóvar, el más internacional de los realizadores españoles, con 16 candidaturas. Según parece, ya vuelven a sentirse queridos. "La Academia nos ha brindado una bienvenida generosa. Ha sido un gran abrazo", dijo Agustín Almodóvar, mientras su hermano Pedro, de viaje por Estados Unidos, donde el domingo asistirá a la ceremonia de los Globos de Oro (La piel que habito es candidata a mejor película de habla no inglesa), reconoció en declaraciones a Efe que asistirá con toda probabilidad a la ceremonia de los Goya. "Considerando que estamos en un periodo de reconciliación con la Academia, lo adecuado es ir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de enero de 2012

Más información