La violencia religiosa y la crisis económica atenazan Nigeria

Los sindicatos convocan una huelga general indefinida

Nigeria parece adentrarse en su peor crisis desde la guerra civil que sufrió a finales de los años sesenta. Si hace unos días la violencia religiosa dejó decenas de muertos en el norte del país, ayer los sindicatos convocaron una huelga general indefinida y miles de personas protestaron en las principales ciudades contra el Gobierno y la subida del precio de la gasolina. Las fuerzas de seguridad respondieron con dureza y hubo al menos un muerto en Lagos y dos en Kano, la segunda mayor ciudad del país.

El presidente, Goodluck Jonathan, retiró la subvención gubernamental a la gasolina desde el 1 de enero y su precio ha pasado de unos 35 céntimos de euro por litro a cerca de 75. Esta subida ha aumentado el coste de los alimentos y el transporte y ha sido la chispa que ha hecho explotar a la gente. En Nigeria, la mayoría de la población vive con menos de 1,5 euros al día y muchos hogares carecen de electricidad y agua corriente. Y eso a pesar de que el país es muy rico en petróleo y produce unos 2,5 millones de barriles diarios, pero la ausencia de refinerías hace que Nigeria exporte todo el crudo y tenga que importar gasolina y otros productos refinados."La decisión del presidente Jonathan de eliminar la subvención a los combustibles en este momento ha sido desacertada", han señalado Chinua Achebe y otros 36 escritores nigerianos en un comunicado enviado ayer. "Ha forzado a muchos ciudadanos nigerianos a percibir a sus dirigentes como insensibles y desdeñosos hacia el sentir de su pueblo".

Aunque la subida de los precios ha sido el detonante, los manifestantes también han protestado contra la corrupción en el Gobierno y contra la escasa respuesta de las autoridades a la ola de violencia religiosa que afecta al norte del país. Cerca de 40 personas murieron la semana pasada a manos de grupos armados, presumiblemente pertenecientes a la secta islamista Boko Haram, que entraron en iglesias en varias ciudades del norte y dispararon a los feligreses a quemarropa. Este mismo grupo es responsable de otras 49 muertes en Navidad.

Manifestación contra la subida de la gasolina en Lagos.
Manifestación contra la subida de la gasolina en Lagos.PIUS UTOMI EKPEI (AFP)

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 10 de enero de 2012.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50