Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trias enfría las ganas del PP de entrar en el gobierno municipal

CiU no tiene prisa en pactar una vez aprobados los presupuestos

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, acabó tranquilo el año 2011 después de conseguir aprobar los presupuestos de 2012 con el apoyo del Partido Popular y ha iniciado el año de la misma manera y, de momento, sin pactos estables de gobierno a la vista. Ni con el partido que lidera Alberto Fernández Díaz ni con nadie. Todo parece indicar que el alcalde inicia el curso con la idea de gobernar en solitario -con sus 14 concejales- y no tiene la voluntad de casarse políticamente con el PP, aunque esa formación haya sido decisiva para aprobar sus primeros presupuestos.

Trias y Fernández Díaz han hablado en los últimos días pero todo parece indicar que no han llegado a ningún acuerdo y que los populares seguirán en la oposición pese a las aspiraciones de Fernández Díaz de poner precio a su apoyo a las cuentas compartiendo gobierno con Trias. Esa es la sensación que ayer transmitían fuentes conocedoras de las relaciones entre ambos políticos.

El PSC sostiene que las ideas del PP ya gobiernan en el Consistorio

Hoy por hoy, a CiU no le hace falta asegurarse un socio hasta que no se proponga aprobar el Plan de Actuación Municipal (PAM) que es una hoja de ruta de las actuaciones y proyectos que desarrollar durante el mandato. Y ese proceso está, todavía, en fase de elaboración interna entre las diferentes áreas del gobierno nacionalista. Es decir, que pueden pasar meses antes de que CiU necesite buscar socio para poder aprobar el PAM.

En el mandato anterior, en una situación de gobierno en minoría idéntica por parte del PSC, el PAM se acabó aprobando un año después de las elecciones. Si Trias opta por seguir ese camino, la urgencia de tener socio se disipará durante unos meses. Sobre todo porque el presupuesto ya aprobado lleva acompañada la ejecución de acciones de gobierno y proyectos que se arrastran de 2011.

Hará falta ver qué actitud toma el PP si Trias le va dando largas. Antes de las vacaciones de Navidad, Fernández Díaz aseguró que si el PP no entraba en el gobierno sería oposición "dura".

Para los socialistas que lidera Jordi Hereu, lo de menos es si el PP entra en el gobierno o no. "No tiene ninguna importancia que los concejales del PP estén o no formalmente en el gobierno porque sus ideas ya están", argumentaba un comunicado del PSC. Para los socialistas, detrás de ese debate se intenta esconder la falta de iniciativas de Trias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de enero de 2012