Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:JOSEFINA MOLINA | CREADORES

La importanciade ser directora

La Academia entregó este año su tercer Goya de honor a una mujer. Sus obras han abierto un espacio en la dirección de cine, de televisión y de teatro.

Muchos no ven todavía la importancia de que una mujer sea directora de cine o, pongamos, ministra o académica. Muchos piensan que los méritos es lo único que debe de contar y que por eso nuestro sistema es justo, porque, según ellos, siempre priman los méritos, y lo único que ocurre es que las mujeres carecemos de ellos. Otras piensan que estar sometida a juicio por ser hembra en lugar de varón es humillante, pues la cuestión del género oscurece a tu obra, te oscurece a ti. Josefina Molina ha sido importante para las mujeres de la cultura que hemos venido detrás por las dos razones. Por la excelencia de su obra y porque ha sido una mujer pionera que ha señalado el camino diciendo: "Se puede hacer". Desde los tiempos en que Rosario Pi debutaba como guionista en nuestro cine mudo, han sido muy pocas las mujeres que han desempeñado cargos de responsabilidad, que han tenido el control en las artes. Ni como creadoras, ni como gestoras tenían ni hueco ni reconocimiento. Hasta que llegaron Josefina Molina, Pilar Miró y Cecilia Bartolomé. Josefina fue la primera mujer en licenciarse en la antigua y mítica Escuela de Cinematografía, y desde entonces, a la chita callando, ha abierto un espacio en la dirección de cine, de televisión y teatro para las demás. Somos pocas. Todavía tienen que llegar más. Que este año la Academia de Cine entregue su tercer Goya de Honor a una mujer (¡¡sólo la tercera mujer en veinticinco años!!), que se le haya entregado la Medalla al Mérito en el Trabajo a Josefina Molina es justo e importante.

Ángeles González-Sinde es exministra de Cultura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de diciembre de 2011