Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sanidad francesa demanda al fabricante de implantes PIP

El director de la Caja Nacional del Seguro de Enfermedad (CNAM) de Francia, el organismo que gestiona la sanidad pública, Frédéric Van Roekeghem, anunció el sábado que presentará en los próximos días una demanda ante la justicia por estafa a la Seguridad Social en el escándalo de los implantes mamarios defectuosos de la marca Poly Implant Prothese (PIP). El Gobierno galo ha recomendado, "con carácter preventivo y no urgente", a las 30.000 mujeres con prótesis de esta marca operarse para retirárselas debido al riesgo de rotura y anunció que costeará la operación, pese a que el Instituto Nacional del Cáncer (INCA) concluyera que no aumentan el riesgo de cáncer.

"De acuerdo con el ministro de Sanidad, Xavier Bertrand, la CNAM ha decidido presentar una demanda por lo penal por engaño agravado y fraude a la Seguridad Social en el caso PIP", señaló Van Roekeghem a la agencia France Presse. El director de la sanidad pública justifica su acción judicial porque ha costeado las prótesis PIP -en los casos de mujeres con cáncer de mama- y la empresa no respetó las condiciones de fabricación fijadas por la agencia de medicamentos francesa.

Gel industrial

Algunos de los implantes PIP fueron fabricados con un gel industrial más barato que el material médico autorizado. Las agencias sanitarias, coordinadas por el Instituto Nacional del Cáncer, descartaron una relación directa entre estos implantes y el riesgo de cáncer pero sí consideraron demostrado el riesgo que suponen las "rupturas y el poder irritante del gel, pudiendo llevar a reacciones inflamatorias".

Las operaciones para retirar las prótesis serán asumidas por la sanidad pública, así como la colocación de nuevos implantes en los casos de cirugía posterior a un cáncer de mama. La seguridad social estima el coste máximo de esta actuación en unos sesenta millones de euros.

El ministro Bertrand expresó en la radio Europe 1 su voluntad de encontrar al fundador de la firma causante del escándalo, Jean-Claude Mas, y de las personas con intereses en esta empresa". Mas es objeto de una alerta roja para solicitar su arresto emitida por Interpol por demanda de Costa Rica, pero no por este caso, sino por conducir ebrio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de diciembre de 2011