Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia sufragará la retirada de 30.000 prótesis mamarias defectuosas

Las autoridades sanitarias confirman que los implantes PIP causan inflamación y "quizá" cáncer - El Gobierno español aconseja "controles adecuados"

Las autoridades sanitarias francesas se disponen a aconsejar a las cerca de 30.000 mujeres que en su día se implantaron prótesis mamarias de la empresa PIP (Poly Implants Prothèses) que vuelvan a operarse para retirarse la silicona. El Instituto Nacional del Cáncer (INCA) ha confirmado que el gel utilizado por esa marca era defectuoso, no es conforme a las reglas europeas y puede rasgarse provocando inflamaciones y, quizá, cáncer, aunque esto es solo una sospecha. El Estado se hará cargo de los gastos derivados de la retirada de las prótesis, aunque solo sufragará el reimplante a las pacientes que se reconstruyeron los senos tras sufrir un cáncer.

En España, el Ministerio de Sanidad aconseja a las implantadas con esta marca que se hagan "controles adecuados", aunque no ha podido cuantificar el número de portadoras. Los implantes se retiraron en 2010, tras la alerta de las autoridades francesas en la que se informaba de riesgo de rotura, aunque un portavoz de Sanidad asegura que no se han detectado casos de este tipo. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios recomienda desde la retirada de las prótesis que las mujeres que las llevan se hagan un seguimiento médico constante. De momento, dice, no se contempla la posibilidad de pedirles que se las extraigan. Además, mantiene que no todos los implantes tienen por qué ser inseguros

Varios colectivos de afectadas aseguran que se han dado casos de rotura

Varios colectivos de afectadas, la Asociación de Víctimas de Negligencias Sanitarias (Avinesa) y la del Defensor del Paciente, aseguran que se han dado casos de rotura y también de riesgo de rotura de estos implantes de silicona. Algo que, según las organizaciones de pacientes, suele ocurrir con las prótesis mamarias. Asimismo reclaman a Sanidad que, igual que en Francia, se haga cargo de los costes de la extracción de las prótesis ya implantadas y de la colocación de unas nuevas.

Sanidad insiste en que las mujeres deben estar tranquilas: "El sistema de vigilancia no nos ha informado de ningún incidente y las pruebas no han mostrado evidencias de que los implantes contengan elementos genotóxicos".

En 2002, el Parlamento Europeo aprobó un informe en el que pedía a los países que aplicaran medidas específicas y urgentes para mejorar la información proporcionada a las pacientes sobre las prótesis, así como el control y el aseguramiento de la calidad de estos implantes mamarios. Las organizaciones de afectadas señalan que no se está haciendo bien.

El caso de los implantes PIP, que estalló en marzo de 2010, promete convertirse ahora en una tormenta médico-jurídica de alcance internacional. Más de 2.000 mujeres francesas han constituido una asociación de afectadas y han presentado denuncias en los tribunales contra el fabricante, que quebró el año pasado, pero se calcula que 300.000 mujeres en todo el mundo llevan ese tipo de prótesis.

La alerta de las autoridades francesas, que adelantó el diario Libération, llega 18 meses después de la retirada del mercado de las prótesis PIP. Desde entonces, han aparecido ocho casos de cáncer que podrían estar relacionados, según los científicos del INCA, con la silicona defectuosa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de diciembre de 2011