Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alestis despedirá a 190 trabajadores en mayo tras las elecciones andaluzas

La compañía atraviesa problemas económicos incluso para pagar las nóminas

Alestis no está atravesando su mejor momento. La segunda empresa aeronáutica española, de origen e ingeniería vasca -a través de la firma SK10- y cuyo consejero delegado es el empresario Gaizka Grajales, va a despedir a 190 trabajadores después de las elecciones autonómicas andaluzas previstas para marzo de 2012. El estudio interno, al que ha tenido acceso EL PAÍS, establece que la empresa entiende la reducción de empleo directo como una de las tres patas de un plan de ajuste tendente a adecuar las escasas ventas a sus elevados gastos que le están generando unos altos déficit de tesorería y resultados negativos recurrentes.

Aunque el presupuesto para 2012 no ha sido aprobado todavía por el Consejo de Administración de la compañía, a falta de cerrar un plan de financiación con varios bancos, sus miembros se decantaron por implementar un Plan de Acción para el próximo año que incluya varias medidas. Junto al objetivo de incrementar la rentabilidad de los proyectos, quieren "eliminar el exceso de personal, así como a reducir los actuales niveles de gasto e inversión y de masa salarial".

La compañía transformará el ERE temporal en otro de extinción

En ese contexto, Alestis transformará el actual ERE temporal que afecta a 130 personas en un ERE de extinción en mayo de 2012, afectando a los trabajadores inmersos en él y a otras 60 personas adicionales. "Las sesenta personas que resultarán afectadas están tanto en la central como en las plantas, y no sólo en la parte más baja de la producción, sino en todos los niveles jerárquicos", citan estas fuentes. La fecha elegida, mayo para extinguir los contratos es dos meses después de las elecciones autonómicas de marzo en Andalucía.

La empresa asume que el plan va a generar más conflictividad social, pero lo consideran inevitable. No obstante, van a elaborar un estudio de riesgos con un análisis del impacto que estas medidas puedan suponer en la producción, "desde el punto de vista de conflictividad social".

Dicho plan recogerá posibles alternativas para suavizar los despidos y diversos escenarios con las medidas necesarias para evitar que la reducción de mano de obra repercuta en la producción.

El principal problema de Alestis es que está muy retrasado en la ingeniería y producción de las piezas que tiene contratadas con Airbus para el nuevo avión A-350, un modelo que se construirá mayoritariamente en materiales compuestos. Aunque dispone de importantes contratos en vigor, las empresas participantes en el proyecto A-350 trabajan a riesgo compartido, es decir, no empiezan a cobrar hasta la entrega de la pieza número seis, y asumen todos los gastos de ingeniería y utillaje necesarios para construirlas.

Los problemas económicos de Alestis son graves y han llevado a la compañía a tener apuros serios para pagar la nómina de noviembre. "Alestis ha logrado obtener los fondos necesarios para abonar la nómina correspondiente al presente mes de noviembre de 2011 gracias a recibir, desde Alestis do Brasil, unos 3,5 millones de euros", cita una fuente de la compañía. Pero eso no es todo. La compañía llegó a finales de octubre con dinero en caja, pero era un espejismo ya que la previsión para el 30 de noviembre de 2011 era un saldo negativo de 17,3 millones de euros que extendido al 31 de diciembre, se prevé un déficit de 36,8 millones.

Los programas

- Belly fairing. Se trata de un contrato por 1.000 millones. Esta pieza del A-350 XWB que va a construir Alestis es la panza con el encastre de las alas y va fabricada en fibra de carbono. Mide 170 metros cuadrados. El contrato se extiende 20 años.

- Cono de cola. La pieza es el cono de cola del mismo modelo de Airbus, realizada también en fibra de carbono. El contrato, por 700 millones, también se extiende a lo largo de 20 años. El A-350 debiera de estar disponible desde 2013.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de diciembre de 2011

Más información