Entrevista:IBONE BENGOETXEA | Presidenta de Eudel

"Los Ayuntamientos no podemos tener la solución para todo"

Ha tenido que ajustar su trabajo para poder compatibilizar su cargo de teniente alcalde en Bilbao con el de presidenta de Eudel, aunque la colaboración prestada por los técnicos de la Asociación de Municipios Vascos y otros regidores la han ayudado a tomar las riendas. Ibone Bengoetxea está convencida de que, "con el esfuerzo de todos", también los Ayuntamientos sabrán superar la crisis.

Pregunta. Eudel se ha convertido en la segunda institución más importante que gestiona el PNV. ¿Puede recurrir a ella el partido para desgastar al PSE?

Respuesta. Eudel es una institución que representa a municipios, no a partidos, y yo presido una ejecutiva en la que las decisiones se toman por consenso. No voy a ser portavoz de nada que no se acuerde por mayoría.

"El momento de los partidos pasó. Ahora somos voz de todos los consistorios"
"Los municipios independientes participan en Eudel cuando lo desean"
"Competencias impropias sí, pero a través de convenio y no vía subvención"
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
"Fusiones a nivel local no caben, pero sí más gestión mancomunada"

P. Es la primera vez que preside la asociación alguien que no es alcalde. ¿Es un premio a la sensatez o prueba para otro destino futuro de más calado?

R. Yo lo interpreto como una oportunidad de trabajar por lo local y no solo desde el Ayuntamiento en el que estoy, sino para todos los del país. ¿Futuro? Mañana también es futuro. Me levantaré, iré al Ayuntamiento, recibiré llamadas de Eudel...

P. ¿Qué matices puede aportar una mujer al frente de la institución?

R. Depende de qué mujer. Es bueno que estemos en los órganos de máxima representación, no porque lo vayamos a hacer mejor que los hombres, sino como reconocimiento a muchas mujeres que no son tan visibles y también aportan mucho.

P. ¿Se han solventado ya los rifirrafes iniciales con Bildu?

R. El momento de los partidos fue cuando se conformó la nueva ejecutiva de Eudel, tras las elecciones municipales. Ahora somos voz y soporte para todos los municipios. Cuando aquí se coge un teléfono no se pregunta de qué color es el Ayuntamiento que realiza la consulta.

P. ¿Por qué no se tuvo en cuenta a los municipios independientes en la conformación de la nueva dirección? ¿Acaso no representan el creciente malestar con la política tradicional?

R. A nivel personal, yo no participé en el proceso de negociación. Lo que sí tengo claro es que algunos Ayuntamientos independientes participan en Eudel cuando así lo desean. Todas las cuestiones que la ejecutiva valida son consensuadas en grupos de trabajo que se conforman por los consistorios implicados en la correspondiente materia, con independencia de quién los gobierne.

P. ¿Están sufriendo más la crisis los Ayuntamientos?

R. Lo mismo que el resto de las instituciones. Tenemos un sistema de responsabilidad compartida y cuando las cosas van mal, lo van para todos.

P. ¿En qué se pueden ver afectados los ciudadanos?

R. Ya se están viendo afectados por la situación de crisis global. Baja el consumo, baja la actividad, se ralentiza la economía, llegan los despidos, los bancos no ofrecen créditos... Y los Ayuntamientos no podemos tener la solución para todo. En este escenario, solo podemos apretarnos el cinturón y algunos lo llevamos haciendo desde hace tiempo. También es verdad que la crisis supone una oportunidad para gestionar mejor los recursos.

P. Aboga usted por no asumir competencias ajenas en este escenario. ¿Y quién las asumirá?

R. A los Ayuntamientos se nos exige que prestemos demasiados servicios que no son de nuestra competencia. Y no es que esté en desacuerdo, porque somos quienes más cerca estamos de nuestros ciudadanos, pero hay que tener en cuenta que cuestan dinero. Y hay que determinar cuánto cuesta y quién lo paga. Cuando reclamo un regreso a las competencias propias me refiero a que no tiene sentido que estos servicios nos vengan con una financiación condicionada, vía subvención, que obliga a un continuo peregrinar de los alcaldes a otras instituciones. Estamos dispuestos a asumir competencias impropias, pero la fórmula del convenio sería más razonable, para no estar al albur de decrecimientos presupuestarios en esas partidas.

P. ¿Por eso hace falta la Ley Municipal?

R. Es algo que Eudel ha venido pidiendo. La propuesta que recoge el proyecto reconoce, entre otros aspectos, la autonomía local en su filosofía y la autonomía financiera. En eso estamos de acuerdo, al igual que con nuestra presencia en el Consejo Vasco de Finanzas o la creación del Consejo Vasco de Políticas Públicas, un órgano para coordinar la entrada y salida de toda la actividad legislativa que afecta a los Ayuntamientos. Asociado con esto, defendemos también la denominada Comisión Municipal, una especie de filtro municipal antes de que las nuevas normas inicien su recorrido en el Parlamento.

P. ¿Entiende los recursos planteados por las Diputaciones de Álava y Bizkaia, gobernada esta última por su partido?

R. Al igual que he defendido lo que tiene de bueno el proyecto, también entendimos desde Eudel que una ley tan importante, que remataba la arquitectura institucional de este país, tendría que ser fuerte y tener el suficiente consenso político e institucional para salir adelante. Los recursos demuestran que es algo que no se ha conseguido.

P. ¿Tiene sentido la excesiva fragmentación municipal que soporta Euskadi?

R. En este país, el sentimiento de identidad y de arraigo de los ciudadanos con su municipio es brutal. El de Maruri es de Maruri y no de Mungia, al igual que a la inversa. Eso no quiere decir que, a nivel de gestión, haya que intensificar el funcionamiento de las mancomunidades. Por eso uno de los objetivos de Eudel para los próximos años es el trabajo en red, con la ayuda de las nuevas tecnologías.

P. ¿Caben las fusiones?

R. Ese es un runrún que está. En el Estado es más fuerte que aquí, pero todo nos llega. La situación de los municipios españoles, no obstante, es diferente de la de los vascos. Tanto respecto a los ingresos, como a la deuda por habitante. Aquí, entiendo que no es el momento.

P. ¿Y más segregaciones? Los servicios de algunos municipios dependen de los consistorios de los que se escindieron.

R. Siendo Eudel la asociación de los municipios y que vela por su unión, no va a ser su presidenta la que diga lo que tiene que hacer un determinado Ayuntamiento. Sus gestores son tan mayores de edad como autónomos.

P. ¿Cómo se explica la escasa relevancia local en las últimas elecciones municipales?

R. Yo he sido candidata local y puedo asegurar que he acabado con la suela pelada de acudir a distintos actos. El problema es que los mensajes de los medios de comunicación han evidenciado quizá una coyuntura marcada a nivel global por la crisis.

P. ¿Qué papel corresponde a los municipios en la consolidación de la convivencia tras el cese definitivo de ETA?

R. Aunque nuestro objetivo no es la política general, los Ayuntamientos siempre hemos sido laboratorios de acuerdos, con pactos entre diferentes.

P. La próxima semana se reunirá con el lehendakari. ¿Qué le va a trasladar?

R. Es una visita de cortesía, para presentarle la nueva ejecutiva. Servirá como toma de contacto, aunque le trasladaremos también las cuestiones que nos preocupan, como la economía.

Ibone Bengoetxea posa en su despacho de la sede de Eudel, en Bilbao.
Ibone Bengoetxea posa en su despacho de la sede de Eudel, en Bilbao.LUIS ALBERTO GARCÍA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS