Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El racismo mata

En el curso de la crisis económica y social, estamos asistiendo en todos los países europeos al aumento del odio y del racismo contra los inmigrantes y los extranjeros. Podríamos hacer aquí la lista de los países afectados por esa peste de los tiempos modernos y, más aún, recordar que esta se desarrolla sin que los poderes, aparte de algunas declaraciones lenitivas, reaccionen seriamente. En Turín, acaban de asesinar a dos jóvenes senegaleses, así, por pura reacción visceral contra unos trabajadores que no tienen la fortuna de "parecer" del país donde viven... La extrema derecha se crece con la crisis: la inmigración es un chivo expiatorio ideal, indefensa, sin derechos verdaderos dignos de la civilización europea, y los partidos tradicionales, ya sean de derechas o de izquierdas, solo alzan la voz tímidamente para condenar el ostracismo del que los extranjeros son víctimas.

Incluso en la crisis, los inmigrantes deben beneficiarse de los mismos derechos

El nacionalismo chovinista, sencillamente xenófobo, se vuelve banal hasta el punto de no sorprender ya a nadie. La crisis económica en la que se debate Europa acentúa ese estado de ánimo. Lo que en estos momentos está más tocado es el concepto mismo de solidaridad. Muchos movimientos y partidos políticos que defendían la inmigración callan ahora para no dar la impresión de estar ayudando a poblaciones alógenas en competencia, en el mercado laboral, con las autóctonas. Más grave aún: los partidos conservadores europeos, apoyados en su momento por algunos partidos socialistas, adoptaron en junio de 2008 en el Parlamento Europeo la directiva llamada de la "vergüenza", que exponía a la vindicta pública (y policial) a los inmigrantes "no comunitarios". Una actitud escandalosa que nunca hay que dejar de recordar a quienes tomaron el partido de dividir la solidaridad humana.

Desde esa época, la caza de todo aquel que no parece europeo se ha generalizado en las ciudades europeas: en las calles, en los metros, se han multiplicado los controles policiales basados en características raciales. En Europa, los Ministerios del Interior presentan el número de arrestados "ilegales" cada año como trofeos de guerra, y aún más el número de expulsiones. La campaña presidencial francesa, que empieza ahora, verá sin duda a un Sarkozy exhibiendo cifras récord de expulsiones y a una Marine Le Pen, dirigente del Frente Nacional de extrema derecha, replicándole que no ha habido suficientes. Podemos apostar a que Italia, como Grecia, no se quedarán a la zaga en los difíciles años de crisis que se perfilan. El actual Gobierno de derecha y de extrema derecha griego está compuesto por un partido que reivindica abiertamente el racismo y el antisemitismo. Este partido ha participado ya estas últimas semanas en acciones contra los inmigrantes en Atenas. En Italia, acabamos de entrar en la fase de los asesinatos.

¿Qué hacer ante este racismo que mata? No hay 36 soluciones: son necesarias unas leyes mucho más estrictas para castigar a los culpables. El racismo no es una opinión, es un delito penal. Las leyes antirracistas son el principal dique contra la barbarie. Si a principios de los años treinta del siglo pasado la Alemania de Weimar hubiese estado dotada de un arsenal de leyes represivas contra el racismo y el antisemitismo, el nazismo, que se aprovechó de la desesperación social provocada por la crisis de 1929, no se habría afianzado con tanta facilidad. También hay que dedicar más que nunca una enseñanza obligatoria, tanto en la escuela primaria como secundaria, a la unidad profunda del género humano y a la solidaridad ciudadana. Y hay que eludir los problemas ingenuos de la solidaridad: el de la "tolerancia", por ejemplo. Puesto que no se trata de "tolerar" a unas personas diferentes por su cultura o su raza, aunque solo sea porque algunos pueden alegar un derecho a la intolerancia, tal como se oye cada vez más en determinados países europeos (derecho siempre justificado por argumentos falaces: no son como nosotros, no quieren adaptarse, etcétera), sino de hacer comprender que es una cuestión de derecho, solo de derecho, pero de todo el derecho que tienen a estar aquí, porque trabajan y contribuyen a la riqueza colectiva.

Algunos pondrán en evidencia a aquellos que, de entre los inmigrantes, hacen uso de derechos sociales sin tener derecho a ellos. ¿Pero cuántos son y cuántos autóctonos están en la misma situación? No se hacen más trampas ni se cometen más delitos entre los extranjeros inmigrantes que entre los autóctonos. Hay, en cambio, una vigilancia mucho más dura y puntillosa hacia los inmigrantes. Sí, incluso en época de crisis, los inmigrantes deben beneficiarse de los mismos derechos que los demás.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Traducción de M. Sampons.

Sobre la firma

Sami Naïr

Es politólogo, especialista en geopolítica y migraciones. Autor de varios libros en castellano: La inmigración explicada a mi hija (2000), El imperio frente a la diversidad (2005), Y vendrán. Las migraciones en tiempos hostiles (2006), Europa mestiza (2012), Refugiados (2016) y Acompañando a Simone de Beauvoir: Mujeres, hombres, igualdad (2019).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS