Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un familiar, amigo o conocido

En España, gran parte de las agresiones sexuales se cometen en el entorno de la víctima, la mayoría de las veces una mujer o una niña. Un escenario similar al que dibuja el CDC de EE UU en su encuesta sobre violencia sexual. Los patrones y los casos que muestra el estudio no sorprenden a los expertos españoles, que sostienen, sin embargo, que las cifras estadounidenses -un 12% de las mujeres dice haber sufrido una penetración forzada- no pueden extrapolarse a España. "El concepto de agresión sexual puede diferir entre países", advierte Eneko Barbería, médico forense y del Instituto de Medicina Legal de Cataluña, que ha asesorado sobre estos temas al Ministerio de Justicia.

En España no existe ningún informe estatal con cifras de incidencia. No obstante, en una amplia encuesta hecha en 2010 por la Generalitat de Cataluña el 2,9% de las mujeres aseguró haber sido violada en algún momento de su vida; el 6,2% víctima de un intento de violación y el 3,8% dijo haber sufrido una agresión o maltrato sexual.

Barbería traza el perfil de víctimas y agresores: "La mayoría de los abusos no se cometen por parte de un desconocido, se dan en el ámbito de la víctima: un amigo, un vecino, incluso de un familiar". Muchas veces, además, las agresiones se producen dentro de la propia pareja. La mayoría de las mujeres víctimas de malos tratos por sus parejas sufren también agresiones sexuales dentro de su casa, según los expertos.

En el caso de los menores las cosas van más allá. "En el 80% de los casos, los niños víctimas de abusos tienen un vínculo emocional con el agresor. Lazo que el delincuente usa precisamente para lograr sus fines", expone Tomás Aller, coordinador de la Federación de Asociaciones para la Prevención del Maltrato Infantil. Aller critica la falta de datos sobre este problema que, denuncia, aún permanece oculto en muchos hogares. "Sin cifras ni análisis se contribuye a que los casos se silencien", dice. Según su organización uno de cada cinco menores puede ser víctima de algún tipo de violencia sexual -un concepto que no tiene por qué incluir contacto físico-. Un estudio del Consejo de Europa, que si habla específicamente de agresiones sexuales, dice que entre el 10% y el 20% de los europeos han sufrido alguna agresión durante su infancia.

Tina Alarcón, presidenta del Centro de Asistencia a Victimas de Agresiones Sexuales, también cree que muchas violaciones permanecen impunes. "Solo una de cada seis se denuncia. La mayoría de las veces las víctimas prefieren callar", dice.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de diciembre de 2011