Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Primero el barrio, luego el mundo

Joe Cornish revoluciona con 'Attack the block' los códigos del realismo inglés

Ken Loach, Noel Clarke o Louis Malle por un lado; Steven Spielberg, James Cameron y Robert Zemeckis por el otro. De semejante cóctel solo puede surgir algo distinto, y bien podría decirse que Attack the block lo es: "De alguna manera los británicos siempre hemos sido especialistas en hacer cine realista en su estilo más crudo y también se nos ha dado muy bien el cine fantástico en todas sus vertientes. El precepto detrás de Attack the block fue mezclar estos dos conceptos y conseguir algo como lo que Frank Marshall o Robert Zemeckis o el propio Spielberg hacían en los años ochenta con películas como Los goonies, donde se mezclaba realismo y fantasía con grandes resultados. Como si Mike Leigh se encontrara con James Cameron y decidieran hacer una película juntos".

El director decidió no disfrazar la dureza de algunas zonas de Londres

"Es como si Mike Leigh y David Cameron hicieran una película juntos"

Lo cuenta Joe Cornish (Londres, 1968), director de la película que ha arrasado en las taquillas de Reino Unido y a quien el boca oreja le está dando estupendos resultados al otro lado del Atlántico. Attack the block cuenta la improbable invasión alienígena que trata de adueñarse de un barrio del sur de Londres.

Cornish presentó en el festival de Sitges -y logró el premio de la crítica y el público- este filme de ciencia ficción que hubiera encajado perfectamente con esa ristra de títulos que la productora Amblin (propiedad de Spielberg) estrenó en la década de los ochenta. "Por supuesto que E.T. fue una referencia ineludible para hacer este filme. Tenía lugar en los suburbios de una ciudad donde se fusionaban la parte social y la fantasía, y ese era justamente el objetivo de mi película", asegura el director. "Pero también fue una referencia Lacombe Lucien, aquella obra de Louis Malle sobre un chaval que se dedica a colaborar con los nazis en la Francia ocupada, y por supuesto lo fueron los filmes de John Carpenter, que marcaron mi juventud y la de muchos otros".

Pero Joe Cornish no es solo un director primerizo sino que forma parte de un colectivo de guionistas, directores y actores que ha cambiado la faz del cine británico y, ya de paso, la de la televisión británica: Edgar Wright, Stephen Merchant, Steven Moffat, David Walliams, Martin Freeman, Matt Lucas, Benedict Cumberbatch, Nick Frost, Simon Pegg o el propio Ricky Gervais. Wright, Mofatt y Cornish han escrito a seis manos el flamante guión de Tintín (donde Frost y Pegg dan vida a Hernández y Fernández); Moffat y Gatiss ha resucitado además -con éxito- a dos mitos televisivos como el Dr.Who y a Sherlock Holmes; Walliams, Lucas, Gervais y Merchant han redefinido como intérpretes y guionistas a un tiempo la comedia catódica y han saltado al otro lado del Atlántico mientras que Freeman y Cumberbatch están en todas las listas de actores con los que trabajar.

"¿Que si nos ponen algo en el agua? Bueno, eso pensaba yo cuando veía el cartel de Tintín y nos veía a todos allí. No lo sé, todos hemos colisionado en un momento determinado pero no creo demasiado en el elemento generacional", explica el cineasta. "Es cierto que hay muchísimo talento en movimiento en el Reino Unido en este momento pero también lo hay en Nueva Zelanda o en Australia. Estoy muy satisfecho de ser parte de este colectivo si lo quieres llamar así pero no le doy más importancia de lo que tiene".

Cornish consigue con Attack the block insuflar aire al cine de género con una propuesta insolente de personajes odiosos (los gamberros que deciden combatir la invasión simplemente porque "el barrio es el barrio") que acaban llegando al espectador por vía empática sin tener que insistir demasiado: "La vida en determinadas zonas de Londres es muy dura y no queríamos disfrazar la realidad. Sí, son delincuentes en potencia, pero creo que ahí está la gracia de la película: que esos tipos acaben resultándote simpáticos y pareciéndote más humanos de lo que esperabas al inicio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de diciembre de 2011