Los alcaldes apoyan la supresión del Consejo Comarcal del Barcelonès

Las escasas competencias de la institución se trasladarían al Área Metropolitana

La supresión del Consejo Comarcal del Barcelonès es posible. Incluso los municipios que lo forman se muestran a favor, siempre que se garanticen los servicios que presta actualmente. Cuatro de los cinco municipios del Barcelonès, Badalona, Barcelona, L'Hospitalet de Llobregat y Sant Adrià de Besòs (Santa Coloma de Gramenet declinó dar su opinión para este reportaje), ven viable traspasar las competencias del consejo a la nueva Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y así simplificar la pirámide administrativa. En la conurbación de Barcelona actúan simultáneamente los Ayuntamientos, el consejo comarcal, el AMB y la Diputación de Barcelona, y es precisamente la institución comarcal la más despojada de competencias.

La entidad tiene 33 empleados y un presupuesto de 25 millones

Con una plantilla de 33 personas y un presupuesto de 25 millones de euros para este año (que se reducirá a 19,5 millones en 2012), el consejo se concentra básicamente en dos competencias: el mantenimiento de las rondas de Barcelona y la promoción urbanística, a través de la empresa pública Regesa. También gestiona las becas de comedor y el transporte escolar y adaptado, y controla el 50% de la empresa Marina de Badalona, encargada de la gestión del puerto de esta ciudad.

El presidente del consejo, Jesús Maria Canga (PSC), alcalde de Sant Adrià, es quien más defiende la administración comarcal, que define como "instrumento de cohesión" del territorio. Canga opina que el consejo reequilibra los recursos entre grandes y pequeños municipios, y asegura que Sant Adrià por sí solo no podría hacerse cargo de servicios como las becas de comedor o el mantenimiento de su parte de las rondas.

Representantes del Ayuntamiento de Barcelona hablan sin tapujos de esta posibilidad. "Con la puesta en marcha del Área Metropolitana ha comenzado un proceso largo, de transición, que terminará con la fusión del consejo del Barcelonès", asegura Jordi Hereu, líder del PSC en el Ayuntamiento. "Suprimiendo espacios ganamos transparencia y eficacia", añade su homólogo de ICV-EUiA, Ricard Gomà. Más reservado se muestra el alcalde barcelonés, Xavier Trias (CIU), quien considera "frívolo" tratar el caso del Barcelonès de forma separada y apuesta por "estudiar en profundidad cómo realizar la simplificación administrativa". Jorge Fernández Díaz (PP) va más allá y pide la supresión de todos los consejos comarcales, y Jordi Portabella añade que se eliminen las Diputaciones y se sustituyan por las veguerías. El resto de los municipios también se muestran receptivos a plantearse la existencia del consejo. El alcalde de Badalona, Xavier García Albiol (PP), considera "poco justificable" que en un mismo territorio actúen tantas Administraciones.

La supresión del consejo debería hacerse a través del Parlament. En Gobernación apuntan a la nueva ley de gobiernos locales como una oportunidad para plasmar los cambios. La normativa, que puede estar lista en verano, se basará en los principios de "mínima estructura administrativa y mínima burocracia", y debe definir las competencias de cada Administración.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS