Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tercio de los televisores tiene conexión a Internet

Los receptores externos facilitan la integración a la Red

Cerca de un tercio de los televisores que se venden en España incluyen algún tipo de conexión a Internet, especialmente los de una pantalla superior a 32 pulgadas. La conectividad que ofrece la mayoría de estos televisores es, sin embargo, limitada y se reduce al enlace de portales de los fabricantes respectivos y a servicios de televisión a la carta. El problema principal es que el término Smart TV o televisión inteligente responde más a un criterio comercial que a una exigencia normativa o a una conexión clara y definida a Internet.

Smart TV u otros términos usados admiten muchas interpretaciones y es casi imposible la comparación entre fabricantes e incluso entre modelos de una misma marca. Para conectarse a Internet, un televisor debe llevar una entrada de cable de red Ethernet o la conexión wifi integrada, porque muy pocos televisores tienen una toma cercana de red. Una vez establecida la conexión, generalmente a un portal del fabricante, se deben incluir servicios que la justifiquen. La mayoría de portales, no obstante, no ofrecen conexión libre a Internet y se limitan a ofrecer servicios de televisión a la carta.

La conectividad que ofrece la mayoría de aparatos es limitada

Más de la mitad de los televisores de 32 pulgadas o más se pueden considerar inteligentes y su precio es similar a los que no llevan conexión. Es una prestación que aumenta el precio en unos 100 euros, a lo sumo 200, aunque la comparación es difícil porque no suele haber el mismo modelo con y sin conexión. Conforme se sube de gama se incluyen más características, como frecuencia de refresco de la señal a 100 o 200 hercios o pantalla en 3D, que complican una comparación directa de la conectividad.

La conexión de un televisor a Internet no significa que se pueda navegar libremente. Se necesita un navegador integrado y los recursos de acceso a nivel de hardware y de software. La Unión Europea de Radiodifusión introdujo hace dos años la especificación HbbTV, que permite que un televisor se sintonice por la antena o de la banda ancha bajo una norma común en toda la UE. Varias compañías lo han adoptado.

Para conectar un televisor a Internet siempre es posible hacerlo con un ordenador portátil o de sobremesa o un sintonizador externo. Si el ordenador tiene conexión HDMI, el enlace es sencillo: basta con unir con un cable HDMI el ordenador y el televisor. La compañía gallega Blusens vende Web.tv, un sintonizador externo que permite la conexión plena a Internet desde el televisor.

Sony tiene el N100 para conectarse a Internet mientras que LG dispone de Smarty, un aparato externo similar. Los aparatos externos actualizan el televisor existente. La mayoría de los adquiridos en 2010 o antes no llevan ni sintonizador TDT en alta definición, con lo que por 150 euros se tiene la total puesta al día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de noviembre de 2011