Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
25ª Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Dos Nobel frente al totalitarismo

Vargas Llosa: "La literatura crea un desasosiego que nos hace difíciles de manipular" - Herta Müller: "Gracias a la escritura entendí por qué mi padre se enroló en las SS"

Guadalajara
Toda la información de la FIL, en el blog Papeles Perdidos

Bajo el título Dos Nobel, una conversación y ante una sala abarrotada de lectores, en su mayoría jóvenes, los escritores Mario Vargas Llosa y Herta Müller hablaron ayer en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara de la íntima relación entre literatura y vida y de cómo la escritura de novelas y ficciones es un instrumento del progreso y la libertad.

Procedentes de territorios muy distintos pero con muchas cosas en común, como señaló el periodista español Juan Cruz, que actuó de moderador, los dos autores subrayaron que la literatura es imprescindible para enriquecer la sensibilidad y la imaginación y para desarrollar el espíritu crítico. "Nos crea un tipo de desasosiego que nos hace más difíciles de ser manipulados. Por eso siempre ha sido considerada como algo sospechoso por los regímenes que quieren controlar la vida de la gente de la cuna a la tumba. La literatura es un instrumento de defensa de la libertad", afirmó Vargas Llosa, quien recibió el Nobel el año pasado. "La escritura es clave para comprender la vida. Es un medio único para oponerse a las dictaduras", dijo Müller, que, nacida en el seno de la minoría alemana de Rumania, sufrió en carne propia la represión del régimen de Nicolae Ceaucescu (1965-1989).

Los dos rindieron homenaje a Jorge Semprún, "ejemplo de penalidades"

Para Müller, "la ficción es una brújula que nos indica el norte"

"Leer un libro nos ayuda a entender la injusticia", dijo el novelista peruano

Según la autora alemana, "escribir es mantener controlado el recuerdo"

MÁS INFORMACIÓN

Los dos escritores rindieron homenaje al español Jorge Semprún, "ejemplo europeo de todas las penalidades del siglo XX", y recordaron cómo arriesgó su vida luchando contra los totalitarismos, contra el nazismo y la dictadura de Franco. Ambos autores hablaron al público de su experiencia de lectores y de cómo esta modeló su visión de la narrativa. El autor de La ciudad y los perros contó su descubrimiento de la literatura cuando aprendió a leer a los cinco años viviendo con sus abuelos y el hallazgo de un nuevo mundo. "Recuerdo la intensidad con que no solo leía sino que vivía las historias de Emilio Salgari, Karl May, Julio Verne o Alejandro Dumas. Era viajar en el tiempo y en el espacio y vivir experiencias que no podía tener en la realidad. Luego, a partir de los 11 años, mi vida cambió completamente cuando fui a Lima con mis padres. Allí me sentía exiliado. Conocí a mi padre y descubrí el autoritarismo, el miedo, la soledad. Leer empezó a convertirse en un refugio. Cuando me salía de la literatura me parecía vivir una vida indigna. Por eso se convirtió en algo más que un placer: era una forma de defensa contra la frustración y el infortunio. Nos instruye sobre lo que es la vida y también sobre lo que no lo es, y por eso es uno de los grandes instrumentos del progreso humano".

Herta Müller, entretanto, definió la literatura como "una brújula que nos indica el norte cuando los demás no saben de su existencia", imprescindible para "entender la realidad y encontrar la verdad". "Gracias a la escritura", añadió, "pude entender por qué mi padre se enroló en las SS. Escribir es mantener controlado el recuerdo". En los relatos de su primer libro, En tierras bajas, Müller narra la historia de represión e incomunicación de un pequeño pueblo de alemanes en Rumania. El libro, debidamente censurado, se publicó en su país, pero cuando salió en Alemania, dos años más tarde, la dictadura reaccionó prohibiéndole publicar. La escritora y su marido emigraron a Berlín en 1987, y ella se nacionalizó alemana.

Como no podía ser de otra manera, la conversación entró también en el terreno de la relación entre literatura, revolución y compromiso. Vargas Llosa contó su ruptura con Jean-Paul Sartre y su convicción de que considerar la literatura una especie de lujo ante el dolor del mundo "es una gran equivocación". "La literatura nos abre las puertas al horror, al dolor, a la crueldad, a las perversiones, pero eso también está en nosotros. La literatura es una manera de decir la verdad a través de ficciones, de mentiras, por eso siempre es sospechosa para los regímenes totalitarios. Leer un libro nos ayuda a entender la injusticia", afirmó.

Por su parte, la autora de El hombre es un gran faisán en el mundo, de la que la Academia sueca destacó al concederle el Nobel su capacidad para "describir el paisaje de los más pobres", contó su malestar por dedicarse a escribir cuando sus compañeros luchaban contra la miseria y la opresión política del régimen de Ceaucescu.

Herta Müller visitó por primera vez México en 1999 para asistir, como ahora, a la Feria del Libro de Guadalajara. Su presencia entonces pasó inadvertida. Nadie previó que 10 años más tarde recibiría el Nobel de Literatura y que su obra anticipaba la tendencia mayor de las letras alemanas en la actualidad: las señas de identidad multicultural de los emigrados.

Además de la conversación con Vargas Llosa celebrada ayer, Herta Müller participará en su calidad de estrella invitada de esta edición de la FIL en dos actos más: la lectura escenificada de algunos fragmentos de su obra por el actor mexicano Daniel Giménez Cacho y la presentación de Todo lo que tengo lo llevo conmigo (Siruela), su novela más reciente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de noviembre de 2011