Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:'CATA' DÍAZ | Defensa central del Getafe | FÚTBOL | 14ª jornada de Liga

"Todos saben lo que va a hacer Messi, pero siempre lo hace"

Nació hace 32 años en la provincia argentina de Catamarca y le grabaron su origen en el apodo. Pero al Cata Díaz le bautizaron como Daniel Alberto porque su padre idolatraba a Passarella. Su pelo al rape, su tez curtida y su gesto serio responden al estereotipo del malo de la película, pero su hoja de servicios desmiente su fama de duro (solo una tarjeta roja desde que llegó a España, en 2007, y menos de 10 amarillas por curso) y refrenda su condición de imprescindible en el Getafe. Hoy será uno de los encargados de tratar de frenar al Barça y, en especial, a su paisano Messi.

Pregunta. ¿Siempre fue defensa central?

Respuesta. Sí, siempre me recuerdo como defensor. Desde pequeñito, me sentía cómodo en esa posición. A mi papá y mis tíos les apasionaba el fútbol y yo, desde chico, lo encontré como la mejor diversión. Siempre como defensor. Desde ahí atrás se vive todo, lo bueno y lo malo del juego.

"¿Duro? En mi posición hay que ir siempre al límite, pero sin mala intención"

P. Su ídolo es Walter Samuel. ¿Cómo, siendo de Rosario Central, eligió a uno de Newell's?

R. Es un referente. Compartí minutos con él y, para mí, es el mejor defensa del mundo. Hizo carrera y ha jugado en un montón de equipos importantes, además de en Newell's. Eso no se consigue por casualidad.

P. Hoy en día, se habla mucho de los centrales...

R. En el fútbol, meter el gol y salir en la foto no lo es todo. Hay porteros, defensas y centrocampistas y son imprescindibles para que un conjunto funcione. Los delanteros marcan diferencias, pero importantes lo somos todos.

P. Con su temperamento, ¿cómo lleva esa imagen de candidez que transmite el Getafe?

R. Si pierdes, eres blando. Si ganas, todo es impecable. Si estuviéramos de mitad de la tabla hacia arriba, no se diría nada. Cada uno conoce su temperamento. Hay que saber quedarse al margen porque en las buenas eres el mejor y en las malas no tienes sangre.

P. ¿Y su fama de duro?

R. Uno trata de jugar y hacer lo suyo lo mejor posible. En mi posición, hay que ir siempre al límite, pero sin mala intención.

P. Dijo su entrenador, Luis García Plaza, que echan en falta a alguien que ejerza de entrenador dentro del campo. ¿De acuerdo?

R. Muchas veces nos empatan o nos ganan en los últimos minutos. Quizá nos falta comunicación y mantener la concentración. Hay que estar pendiente de lo tuyo y de lo del resto.

P. Acostumbrado a los ambientes como el de La Bombonera (jugó en el Boca Juniors de 2005 a 2007), ¿cómo se viven los partidos con la frialdad del Coliséum?

R. La gente, muchas veces, se contagia de lo que ve. Hay que ser autocríticos. Ante el Atlético, empujó porque vio que el equipo reaccionaba contra la adversidad. Ayudó mucho. Pero tenemos que ganarnos a la afición desde dentro del campo.

P. Ante el Barça, ¿se sale casi derrotado de antemano?

R. Tienen tantos jugadores importantes que hay que dar un punto más que ante el resto. De cualquier situación sacan un gol. Pero el resultado no está escrito. Hay que estar concentrados sin descanso.

P. ¿Tiene un antídoto la pócima de Guardiola?

R. Es difícil porque la fórmula la aplican el mejor del mundo y muchos de los campeones del mundo. Son los mejores. Todos juegan al fútbol y en todas las líneas. Es difícil parar eso.

P. ¿Cómo parar a Messi?

R. Los hay que dicen que se le para de tal manera o de tal otra, pero son cuentos porque luego llega el partido y hace cualquier genialidad. Todos le conocen y todos saben lo que va a hacer, pero siempre acaba haciéndolo. Por eso es especial y diferente.

P. ¿Es mejor que Maradona?

R. No sé si es mejor. Para nosotros los argentinos, Maradona es el ídolo con mayúsculas por lo que hizo en el Mundial de México 1986 y en su carrera. No hay que comparar. En su momento, Maradona fue el mejor. Actualmente, lo es Messi.

P. ¿Y con la selección?

R. En Argentina siempre se exige más de lo normal. Messi lo conseguirá. Es muy joven. Es el mejor y no tiene techo.

P. Usted solo ha marcado cuatro goles en el Getafe en cuatro años, pero importantes. ¿Por qué no se prodiga más al ataque?

R. Al llegar a España, me quedé atrás y se me acabó lo de tirar faltas, por ejemplo. Me tendría que promocionar más. A ver si a partir de esta entrevista me tienen más en cuenta.

P. ¿Le falta saber venderse?

R. Sí, pero siempre fui tranquilo, tímido y vergonzoso. Sé que esa parte también cuenta en el fútbol, pero soy así. Es difícil cambiar ahora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de noviembre de 2011