Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | Santiago Valenzuela - Dibujante | EL VIAJERO HABITUAL

Al sur con Las Grecas

Santiago Valenzuela (San Sebastián, 1971), que acaba de ganar el Premio Nacional del Cómic por su obra Plaza Elíptica (Edicions de Ponent), recuerda un viaje con sus compañeros de la Facultad de Bellas Artes: dos semanas en Marruecos en una furgoneta.

¿Cuándo era esto?

En el 96. El Lechugo, uno de mis colegas, ofreció su furgoneta para hacer el viaje. Eso sí, solo conducía él. El vehículo solo tenía ventanas en los asientos del conductor y del copiloto. Nada más salir de Madrid paramos en una gasolinera, compramos una cinta de Las Grecas y rumbo al sur.

¡Qué rumberos!

En unas horas estábamos en el ferri cruzando el Estrecho. Pasamos la frontera y directos a Chauen, una ruta muy conocida, como Fez, donde los burros aún recorrían las estrechísimas calles de la medina y todo olía a cuero; parecía que nada hubiese cambiado desde la Edad Media.

¿Llegaron hasta el desierto con esa ventilación?

Casi, nos quedamos en el borde; no llegamos a ver las dunas. Pero antes pasamos por la garganta del Todra. En algunas laderas del cañón había versículos del Corán esculpidos.

Parece que no se dejaron nada.

También paseamos por la kasba de Ouarzazate, donde se rodó parte de El cielo protector, y visitamos Marraquech. El viaje fue bastante caótico. A veces, conseguíamos una habitación a cambio de whisky.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de noviembre de 2011