Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU aparta a Ramoneda de la dirección del CCCB

La Diputación designará a su sucesor cuando finalice su contrato, a final de año

El presidente de la Diputación de Barcelona, Salvador Esteve (CiU), comunicó oficialmente ayer al director del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), Josep Ramoneda, que no se le renovará en su cargo.

Ramoneda, que ha convertido el CCCB en un centro de referencia internacional en lo que respecta a la creación y difusión de pensamiento, que trasciende el ámbito de lo puramente museístico, lleva al frente de esta institución desde su origen en 1989 y su contrato expira el próximo 31 de diciembre. Su salida tiene, obviamente, razones políticas: el cambio radical en las instituciones catalanas, tradicionalmente controladas por los socialistas y ahora en manos de CiU con el apoyo del PP, donde la figura de Ramoneda es vista mayoritariamente con recelo. La Diputación de Barcelona, en manos de CiU y el PP, aporta el 80% del presupuesto del CCCB y a su presidente le corresponde nombrar al director sin necesidad de convocar concurso alguno.

El CCCB, sin embargo, no es más que una pieza dentro del conjunto de grandes instituciones culturales y museísticas de Barcelona, que las nuevas Administraciones de CiU intentan reoganizar. Jaume Ciurana, el teniente de alcalde de Cultura del Consistorio, encargó al director del Museo de Arte Contemporáneo (Macba), Bartomeu Marí, que elaborara una propuesta en este sentido para articular los centros y la producción de arte contemporáneo. Por otra parte, el departamenyo que dirige Ferran Mascarell proponía la creación de una especie de holding que integrara el Macba, el CCCB y la nueva Filmoteca de Cataluña, junto a otras instituciones de menor calado. La no renovación de Ramoneda indica que es el proyecto del Consistorio el que empieza a imponerse.

Las críticas de la oposición no se han hecho esperar. El predecesor de Ciurana en el Ayuntamiento, Jordi Martí, hacía hincapié en el anacronismo que supone que una institución del prestigio internacional del CCCB no dependa de un concurso de méritos, sino del viejo sistema autocrático que supone no tener que justificar a quien en él se coloca. "En cualquier lugar del mundo, para encontrar a un sustituto a la altura del prestigio del centro se convoca un concurso internacional con un jurado de prestigio que estudie los proyectos de los candidatos y sus opciones de futuro", dijo a este diario. Martí cree que la Diputación se ha apresurado "a abrir el melón de la sustitución" sin tener para nada claro quién y cómo va a sustituir a Ramoneda. Cree, además, que con estos bandazos y estas pugnas, incluido el episodio de la dimisión en pleno del Conca, "se está produciendo una fractura entre la Administración y el sector de la cultura".

En las últimas semanas han surgido una serie de nombres de periodistas próximos a CiU o al PP, como el columnista de La Vanguardia Francesc-Marc Álvaro y el director de la edición catalana de El Mundo, Alex Salmon, y los de los escritores Valentí Puig y Luis Racionero.

Paralelamente sigue la incógnita sobre el futuro director del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), que se encuentra sin liderazgo desde el pasado mes de agosto. En este caso sí se convocó un concurso internacional, del que se espera que en las próximas semanas salga el nuevo director.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de noviembre de 2011