Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kenia declara la guerra a la milicia islamista Al Shabab de Somalia

El Ejército anuncia el bombardeo de nueve ciudades en el centro y sur del país

La ofensiva militar de Kenia en territorio somalí, que en un principio se iba a limitar a alejar a la milicia rebelde Al Shabab de la frontera, va pareciéndose cada vez más a una guerra convencional que se extiende por gran parte de Somalia.

El ejército keniano ha anunciado que se bombardeará varias ciudades controladas por Al Shabab y repartidas por todo el centro y el sur de Somalia, incluyendo Afgoye, que se encuentra a unos 30 kilómetros de Mogadiscio. "Baidoa, Baadheere, Baydhabo, Dinsur, Afgoogye, Bwale, Barawe, Jilib, Kismayo y Afmadhow van a ser atacadas constantemente", señaló el mayor Emmanuel Chirchir, portavoz del ejército keniano, en un comunicado que luego repitió en su cuenta de Twitter.

El anuncio se produce tras la llegada a Baidoa de dos aviones cargados de armas para Al Shabab, según confirmó el propio ejército keniano, que ha indicado que todas esas ciudades cuentan con bases de la milicia rebelde. Según Chirchir, las armas van a ser trasladadas a diferentes bases de Al Shabab en esas ciudades, lo que convierte a estas bases en objetivos militares. "Las mencionadas ciudades van a sufrir ataques inminentes y aconsejamos a sus residentes que eviten cualquier contacto con la milicia Al Shabab", dijo Chirchir.

Al Shabab está enfrentada al Gobierno somalí desde 2007 y pretende instaurar un régimen integrista islámico en el país, donde controla gran parte de las zonas centro y sur. Kenia culpa a Al Shabab de los secuestros de ciudadanos europeos en territorio keniano, incluyendo el de las cooperantes españolas Montserrat Serra y Blanca Thiebaut en los campos de refugiados de Dadaab, el pasado 13 de octubre.

El pasado domingo, la aviación keniana bombardeó la ciudad de Jilib y mató al menos a cinco civiles e hirió a otros 52 que se encontraban en un campo para personas desplazadas. El ejército keniano carece de experiencia en conflictos armados fuera de su territorio y su aviación está formada sobre todo por viejos cazas F5 de segunda mano que compraron a la fuerza aérea de Jordania.

Aunque oficialmente el ejército keniano dice desconocer la procedencia de las armas entregadas a Al Shabab, fuentes militares somalíes citadas por medios locales han acusado al Gobierno de Eritrea de armar a la milicia rebelde. Al Shabab ha negado estar recibiendo armamento de Eritrea y las autoridades de este país también han negado cualquier participación en el conflicto. "No existe razón por la que Eritrea enviaría armas a Al Shabab para desestabilizar un país", señaló su Gobierno en un comunicado.

En el pasado, Eritrea apoyó y dio refugio a representantes del Gobierno somalí de la Unión de Cortes Islámicas, que en 2006 y 2007 se enfrentó a una invasión etíope apoyada por Estados Unidos y cuyo brazo armado es el origen de la milicia Al Shabab. En 2009, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas impuso varias sanciones a Eritrea y le exigió que dejara de armar, entrenar y equipar a grupos armados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de noviembre de 2011