El desafío iraní

Netanyahu prepara un ataque contra Irán

El primer ministro cree que Israel se juega su supervivencia ante un rival nuclear - Teherán advierte que cualquier agresión supondrá "graves daños" como represalia

Benjamín Netanyahu parece haber decidido ya que Israel, en solitario o en compañía de otros, debe destruir las instalaciones nucleares iraníes. Ahora se concentra en convencer a los sectores escépticos de su Gobierno y a la cúpula militar, que muestra dudas y preferiría en todo caso que fuera Estados Unidos quien asumiera la iniciativa de atacar. El jefe del Ejército iraní asegura que cualquier agresión tendría como respuesta "graves daños" para estadounidenses e israelíes.

El programa nuclear iraní obsesiona a Netanyahu. Desde su elección como primer ministro en 2009 estableció que acabar con la potencial amenaza de un Irán dotado de armas atómicas constituía su prioridad geoestratégica, y no ha dejado de amagar con un posible ataque preventivo. Las anteriores amenazas de bombardeo se dirigían a presionar a EE UU y la Unión Europea, para que establecieran un programa de sanciones muy duro contra Irán. Pero Netanyahu ya no plantea a sus generales la siempre contemplada posibilidad de bombardeo. Ahora les dice que el bombardeo es necesario e inminente.

Netanyahu plantea a sus generales que el bombardeo es inminente
El jefe del Gobierno esgrime el riesgo de otro "Holocausto" en tono apocalíptico
La aviación israelí acaba de concluir maniobras de largo alcance
Israel destruyó un reactor en Irak en 1981 y una planta en Siria en 2007
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Más información
EE UU se queda sin bazas ni aliados para frenar la amenaza de Teherán

La primera gran señal de que el primer ministro israelí había madurado su decisión apareció el pasado viernes en la portada de Yediot Ahronot, el periódico más leído del país. Bajo el titular: "Presión atómica", el periodista Nahum Barnea, de notable prestigio, revelaba que Netanyahu y su ministro de Defensa, Ehud Barak, hacían lo posible para convencer al resto del Gobierno y a la cúpula militar de que la destrucción de las instalaciones nucleares iraníes es para Israel "una cuestión de supervivencia". La señal no era tanto el despliegue en portada y el tono de suma gravedad adoptado por Yediot Ahronot, sino el hecho de que alguien en una posición muy alta hubiera filtrado, con la aparente intención de neutralizarlo, un debate que se mantenía en absoluto secreto.

El diario Haaretz anunció ayer que el ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, se había sumado a los partidarios del ataque. Una fuente vinculada a la diplomacia israelí confirmó a este periódico que "el debate existe y es serio". Otra fuente, vinculada al Ejército, comentó que Netanyahu esgrimía como argumento el riesgo de "un nuevo Holocausto" y usaba "tonos apocalípticos" para vencer resistencias.

Los detalles han ido conociéndose gracias a quienes, en el Ejército y en el Gobierno, piensan que un ataque contra Irán resultaría cuando menos temerario. Al margen de consideraciones políticas, los militares indican que un bombardeo podría tener resultados insatisfactorios, dado que las instalaciones nucleares iraníes son subterráneas y están muy protegidas. Según Haaretz, tanto el jefe del Ejército, general Benny Gantz, como los jefes de los tres servicios de inteligencia figuran entre quienes rechazan el bombardeo unilateral y reclaman el apoyo de Washington y Londres.

El Ejército israelí acaba de concluir en Cerdeña (Italia) unas maniobras en las que ha simulado un bombardeo de largo alcance, muy parecido al que sería necesario para atacar las instalaciones nucleares iraníes en el noreste del país. También ha probado un nuevo misil balístico con un alcance de 6.000 kilómetros y capacidad atómica.

El ministro del Interior, Eli Yishai, del partido religioso ultraortodoxo Shas, también se opone al ataque. En una reunión de su partido celebrada el lunes, Yishai comentó que la posibilidad del bombardeo le mantenía "despierto por las noches", debido a la gravedad de las posibles represalias por parte de Irán, de sus aliados sirios, de la milicia chií libanesa Hezbolá y del grupo palestino Hamás desde Gaza. Otro de los ocho ministros que conforman el núcleo gubernamental que adopta las decisiones importantes, el centrista Dan Meridor, considera que Irán representa "un riesgo para todo el mundo" y que corresponde a EE UU, no a Israel, asumir el liderazgo de una acción política o militar.

[El diario The Guardian señala que el Ejército de Reino Unido se está preparando para apoyar un potencial ataque a Irán. Militares británicos estudian la mejor posición para desplegar en los próximos meses los submarinos y buques de la Armada dotados de misiles Tomahawk como parte de lo que parece que será una campaña por mar y aire.]

El próximo informe sobre Irán del Organismo Internacional de la Energía Atómica, previsto para el 8 de noviembre, puede ser decisivo para decantar posiciones en el Gobierno y el Ejército israelíes.

Israel ya destruyó un reactor nuclear en Irak en 1981, y unas supuestas instalaciones nucleares sirias en 2007. Pero Irán es un enemigo de mayor entidad. El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, suele lanzar tremendas amenazas contra Israel; por otra parte, Irán ha demostrado históricamente no ser un país propenso a iniciar guerras. Israel, cuyo arsenal nuclear (no declarado) se estima en unas 200 cabezas, mantiene su posición hegemónica en Oriente Próximo. Y sabe que en cualquier acción contra Irán dispondría del respaldo encubierto de la mayoría de los Gobiernos árabes suníes, muy recelosos ante las ambiciones nucleares de Irán, un país persa y chií. Las filtraciones de Wikileaks revelaron que la monarquía saudí lleva tiempo reclamando la destrucción de los reactores iraníes.

El jefe del Ejército iraní, Hassan Firuzabadí, dijo ayer que cualquier ataque contra su país comportaría represalias. "Las autoridades de EE UU deben saber que un ataque del régimen sionista contra Irán implicaría graves daños para los propios EE UU, además de para el régimen sionista".

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ayer  en el Parlamento israelí.
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ayer en el Parlamento israelí.BAZ RATNER (REUTERS)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS